Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron esta tarde a la Plaza Mayor de Boada para encontrarse con todos los niños del pueblo y muchos otros que en estas fechas pasan sus vacaciones en la localidad.

Tras repartir caramelos entre niños y mayores, los Reyes Magos pasaron a la Iglesia parroquial, situada en la misma plaza y adoraron al Niño Jesús en el Portal. 
 
Allí recibieron de boca de los niños peticiones y deseos que ya habían escrito en sus cartas. Sus Majestades se comprometieron a pasar por todas las casas esta noche y satisfacer sus deseos, con la condición, eso sí, de que se hayan portado bien y prometan seguir siendo buenos.
 
Al terminar este acto en la Iglesia, todos los asistentes se calentaron en la hoguera encendida en la Plaza y fueron obsequiados con chocolate y bizcochos que el Ayuntamiento subvencionó y las mujeres de la Asociación ?Encina Verde? se encargaron de realizar y servir.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído