Para conocer si logra ese objetivo habría que esperar una década a juicio del ?padre? de una iniciativa que funciona desde hace un lustro, periodo en el que ha llegado ya a medio centenar de países.

Los pioneros, explicó Felber, ?son los países y municipios pequeños y luego llegan los gigantes, que seguirán la corriente, quiera o no quieran?. El eco, añadió, ?se hace más fuerte cada día?.

La ECB se basa en los mismos valores que permiten florecer las relaciones humanas como la dignidad, la solidaridad, la justicia, la sostenibilidad ecológica o la democracia.

A diferencia del modelo actual, precisó su creador, ?el éxito no se mide en virtud de los indicadores financieros sino según el alcance del Bien Común después de hacer un balance en el que se miden estos valores en virtud de unos criterios cuantificables previamente establecidos?.

El segundo paso, explicó Felber, pasa por vincular los valores del Bien Común a ventajas y desventajas. Así, aquellos que apliquen criterios ECB obtendrán prioridad en la compra pública o verán reducida su carga arancelaria, al contrario que aquellos que destrocen el medio ambiente o canibalicen a otros ?pues estarán obligados a pagar un precio lo que hará que les convenga apostar por este nuevo modelo?.

A juicio de Christian Felber, el mayor problema del capitalismo es la confusión entre fin y medio ?pues el dinero es el medio pero lo hemos convertido en fin y tendemos a creer que el éxito de una empresa se basa en el dinero que tiene?.

Quizá porque la percepción de este problema es cada vez más palpable, el interés por la ECB ha ido en aumento hasta llegar a municipios, empresas -son cerca de 2.000 las interesadas-, instituciones de enseñanza -desde colegios a universidades- junto a bancos y bolsas regionales del Bien Común, uno de los grandes hitos del nuevo modelo, que ha logrado ya que tres bancos hayan hecho balance del Bien Común. Además, reveló Felber, se está fundando en Austria un banco del Bien Común que ya tiene el primer millón de euros de capital ?de forma más rápida de lo esperado?. Pese a esas buenas sensaciones, el creador de la ECB es consciente de la complejidad de cambiar el sistema financiero en su conjunto a través de procesos democráticos de abajo a arriba ?pues los grandes bancos no quieren cambiar voluntariamente?. Para ello, matizó, ?hacen falta procesos y decisiones democráticas?.

El caso de Miranda de Azán

Respecto al primer municipio de España en adoptar la Economía del Bien Común en su modelo de gestión, los salmantinos de Miranda de Azán, Felber destacó que han hecho un informe del Bien Común, auditado de forma externa por el movimiento. Además, resaltó, ?es un gesto muy hermoso que lo declaren públicamente para que otros puedan seguir la corriente?. 

Tras su visita a la localidad salmantina, en la que estuvo también acompañado por representantes del pueblo extremeño de Carcaboso, el primero en seguir la estela de Miranda, Christian Felber acudió a la facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca donde presentó su ?Dinero. De fin a medio?, donde desgrana las claves de esta alternativa a la economía convencional.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído