El pasado 7 de julio, la piscina de Cabrerizos tuvo que ser cerrada después de que un usuario defecase en ella. Dos semanas después se ha vuelto a producir la misma situación ante el enfado del resto de usuarios. Concretamente, a las 19:45 horas de este jueves.

El incidente ha obligado al Ayuntamiento (la gestión es pública) a cerrar el acceso al vaso para la pertinente limpieza.

"Es una vergüenza. Ha pasado ya dos veces casi seguidas. Hay gente que dice que son los mismos que la anterior vez", ha explicado un usuario de la piscina a SALAMANCA24HORAS.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído