San Cristóbal de la Cuesta aprovechó este domingo de climatología espectacular para despedir sus fiestas patronales con una paella de hermandad que, como es costumbre en la localidad, volvió a reunir a una multitud de vecinos en la calle Armuña. Cada comensal aportó, eso sí, un euro por su plato.

La jornada, que se había iniciado con la tradicional procesión dominical, se completa con varias actividades para niños a lo largo de la tarde, música y una actuación de magia y humor con la que, desde las 10 de la noche en la Plaza de España, se pondrá el broche a las celebraciones de este año. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído