La última capea de las fiestas de Santa Marta de Tormes no defraudó a los aficionados que, aunque se animaron en menor número a acudir a la Plaza de Toros, disfrutaron de lo lindo con el atrevimiento de algunos de sus amigos, valientes al lanzarse a la arena para enfrentarse a las vacas de El Ventorrillo.

Una tarde más, la emoción y los aplausos sonaron a partes iguales en unos tendidos entusiasmados con el espectáculo. Pese al riesgo de algunos cortes simplemente espectaculares no hubo que lamentar heridos ni sustos de consideración.

Se cierran de este modo tres días de festejos populares taurinos donde la diversión y el buen ambiento han sido la nota común.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído