Los vecinos de Mozodiel de Sanchíñigo han vuelto a disfrutar este sábado de sus fiestas patronales en honor de San Salvador. En el programa no podía faltar, como en los últimos quince años, el célebre campeonato de lanzamiento de azada. 

Una de las competiciones más peculiares de la provincia de Salamanca tuvo lugar desde las 20:00 horas. Un año más, este apero de labranza -símbolo de tesón y constancia- se transformó en la herramienta más codiciada. En un ambiente distendido, los participantes midieron sus fuerzas. El vencedor fue José María Sánchez Ávila, de Florida de Liébana, y en sub 18 el vecino del pueblo Carlos de Colsa.

Aseguran los expertos que el lanzamiento precisa de un pequeño ritual. Tras cogerla con las dos manos y apuntar, el participante la lanza con solo una de ellas sin giros con el brazo y sin que la azada toque el suelo. El concursante no puede salirse de la zona delimitada para el lanzamiento y este será nulo si el apero roza el suelo, el participante pisa la marca de salida o la herramienta toca la pared acotada.

A raíz de esta competición mozodielense, en otras localidades impulsan prácticas semejantes. En Jumilla (Murcia) se celebra, por ejemplo, el lanzamiento del legón. Al finalizar la prueba los ganadores reciben sus premios en la plaza del pueblo arropados por el reconocimiento del público en forma de aplausos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído