El concejal de Ganemos Villamayor, Félix Rodríguez, acudió esta semana a la Guardia Civil para denunciar la campaña de acoso y extorsión a la que asegura estar siendo sometido y que, entre otros aspectos, le ha obligado tanto a él como a sus familiares a enfrentarse a varias pintadas injuriosas en diferentes rincones de la localidad, así como a pasquines -en lugares estratégicos de la localidad- en los que se cuestiona su labor apoyando la gestión del equipo de Gobierno formado por el PSOE y el concejal José Martín Bravo.

El detonante que, finalmente, decidió al edil a denunciar fue la recepción de un mail en el que se le conmina a dejar su acta de concejal o, en caso contrario, se le advierte de forma anónima que se darán diversos pasos para perjudicarle tanto él como a sus familiares. 

Al parecer, la investigación ha logrado determinar ya el origen de ese correo electrónico por lo que la identidad de la persona que lo redactó podría estar próxima a desvelarse.

Los detalles se dieron a conocer durante la celebración del último Pleno en la localidad durante el que, a través de José Martín Bravo, el equipo de Gobierno respaldó una declaración institucional en la que se solidarizan con Félix Rodríguez al tiempo que aseguran que no se van a tolerar más acciones de este tipo ?hasta poner a sus responsables a disposición judicial?. 

Otro capítulo en la polémica

Esta alusión al concejal Rodríguez -que abandonó el Ayuntamiento una vez levantada la sesión y antes del inicio del turno de preguntas ciudadanas- encendió los ánimos de los representantes del grupo Ganemos Villamayor presentes en la sesión plenaria al considerar esas palabras como un agravio comparativo debido al conflicto que mantienen abierto con el que fuera su cabeza de lista en las pasadas elecciones municipales y por el que se sienten engañados. 

El turno de intervención ciudadana fue elevando el tono de los reproches hasta el punto de que, convertido el salón de Plenos en un galimatías con acusaciones cruzadas entre ciudadanos y ediles de todas las formaciones e, incluso, entre los propios concejales, el alcalde requirió a los vigilantes municipales, presentes durante todo el Pleno, para que desalojaran del salón plenario a los hermanos Antonio y Abel Carrasco, el primero número dos de Ganemos Villamayor y el segundo administrador de la misma, mientras que el resto de miembros de la agrupación de electores allí presentes fueron invitados a abandonar la sede del Ayuntamiento por su actitud hacia el equipo de Gobierno. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído