En Mozárbez, cada jueves, seis niños tienen catequesis con don José Sánchez, su párroco. No ha sido fácil mantener viva la iniciación cristiana en medio de la despoblación. De hecho, el pasado año, en su iglesia no se celebró ninguna primera Comunión, lo hicieron en otros templos. “Tenemos que ser flexibles siempre, hay que estar para servir”, asegura este sacerdote.

El pequeño grupo de niños tiene diferentes edades, y se encuentra en distintos niveles de catequesis. Dos de ellos, Aitor y Naiara, recibirán este año la primera Comunión, en su templo. Raúl e Iván, ya comulgaron, pero mantienen la catequesis de ambos, y finalmente, Saray y Nerea, acaban de iniciar su formación, son las benjaminas.

Este municipio, de unos 500 habitantes, mantiene aún el colegio, con 12 alumnos, pero la sombra de la ‘Salamanca vaciada/vacía’ planea sobre ellos.  “Muchos niños realizan su formación en los colegios de la capital, donde estudian, pero hemos logrado crear este grupo que lo hará en nuestra iglesia”, relata don José. Este sacerdote diocesano hace dos años que asumió la tarea pastoral de Mozárbez y Miranda de Azán, “llegué de Carbajosa de la Sagrada, donde la realidad es otra”.

En la parroquia de Mozárbez, la de Santo Tomás Apóstol, llevan al menos cuatro años sin ver niños vestidos de primera Comunión dando ese importante paso en su vida cristiana, “y este año viviremos la de dos”.
Además de acudir a catequesis cada jueves, estos seis niños se turnan como monaguillos cada domingo en la eucaristía, “y se portan muy bien”. José Sánchez cree que es muy positiva su ayuda, “leen las preces”, entre otras tareas.

Este último jueves, don José les ha explicado que esta semana se celebra el ‘Domingo de la Palabra’, y que ha sido una propuesta del Papa. Todos los niños contestan casi al unísono su nombre, Francisco, porque han oído hablar de él. Cada pequeño tiene en sus manos un Evangelio, de diferentes formatos, que como les explica el sacerdote, “el texto es el mismo”. E incluso, les lee en voz alta un pasaje en francés.A modo de reto, han tenido que buscar el sermón de la montaña en el evangelio de San Mateo, y una vez encontrado, leer los primeros versículos. “La Palabra de Dios es Universal”, les indica Sánchez. Lo primero que hacen nada más llegar a catequesis es rezar, “hoy nos ha tocado el Credo”, afirman los pequeños.

Ellos mismos recuerdan los personajes del Evangelio que han conocido durante el primer trimestre: “Moisés, Abraham y David”, enumeran, “eran los amigos de Dios”, añaden. Cada día trabajan una ficha, que además de comentarla entre todos, “siempre tienen algún dibujo relacionado que colorean”. Cuando se les pregunta el motivo por el que vienen a catequesis, además de para hacer la Comunión, alguno de ellos, resalta “porque creo en Dios”.

Fuente: Diócesis de Salamanca

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído