Caminar en la tarde de este jueves por Castellanos de Moriscos suponía encontrarse a grupos de hippys, melenudos, majorettes, fontaneros?y la charanga. Solo los muy perdidos ignoraban que en la localidad arrancan cuatro jornadas de fiesta en honor al Cristo de las Batallas.

Como de costumbre, el colorido, las risas y el buen ambiente han teñido las calles de la localidad para dar el pistoletazo de salida a las celebraciones. Tras el desfile de peñistas por las calles de la localidad, el balcón del Ayuntamiento acaparó todas las miradas con el pregón y el chupinazo de fiestas al que siguió la entrega de pañoletas para que todo el mundo sepa que a partir de ahora y hasta el domingo, Castellanos se sumerge en una vorágine de actividades para todos los gustos y públicos. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído