Los partidos con representación municipal en Santa Marta de Tormes aprobaron este jueves por unanimidad la adhesión de la localidad a la Red de Ciudades Inteligentes (RECI) a propuesta del grupo Somos Santa Marta.

La entrada en esta red que, según matizó el PP -sin llegar a oponerse- será "como oyentes y sin plena participación al ser un municipio menor de 50.000 habitantes", pretende hacer de Santa Marta una localidad "más transparente y eficiente potenciando, al mismo tiempo, la implantación de empresas relacionadas con la Tecnología de la Información y la Comunicación en el municipio con la consiguiente creación de empleo”.  

La RECI está formada actualmente por 79 ciudades en las que se potencia el intercambio de experiencias y modelos de trabajo para desarrollar de forma conjunta un modelo de gestión más sostenible en busca de mayor comodidad para los ciudadanos y una mejor atención.

El éxito de la red, precisó Ciudadanos, reside en la cooperación "para que las teorías de sostenibilidad puedan ser realidad". Además, el hecho de que, como apuntó el PSOE, sirva de "palanca para la creación de empleo" fue determinante para obtener el apoyo de todos los grupos.

El otro punto de acuerdo en el Pleno, aunque no por unanimidad, se produjo en torno a la implantación de una oficina de acreditación y registro para la obtención de certificados digitales de personas físicas propuesta por Ciudadanos, quien justificó su petición argumentando que se trata de una herramienta "ágil, eficaz y útil para multitud de trámites con la que se ofrece un servicio directo al ciudadano". Los proponentes sugirieron que el servicio se ofreciera, incluso, a través de la Oficina Municipal de Información al Consumidor. 

Desde el PP se precisó que el servicio, "que de momento es solo una posibilidad", tiene unos costes fijos anuales de 1.700 euros que, sin embargo, merecería la pena por las contraprestaciones que obtendría el ciudadano santamartino e, incluso, el propio Ayuntamiento.

La mayor polémica de la sesión plenaria celebrada este miércoles se produjo en torno a la propuesta de Izquierda Unida – Los Verdes para que Santa Marta apoyara el manifiesto de la Federación de Asociaciones en defensa de la Sanidad Pública. 

Rechazada finalmente, tanto Ciudadanos como el PP, que se opusieron, justificaron su negativa aludiendo al sesgo del texto planteado por IU y al hecho de mezclar asuntos como los recortes sanitarios y el rescate al sector financiero, "algo que se cae por su propio peso", apuntó la concejala Silvia González quien no solo acusó a Izquierda Unida de utilizar argumentos demagógicos al referirse a la epidemia de gripe y aportó cifras sobre el número de médicos y de camas habilitadas en Castilla y León para luchar contra la alta incidencia de esta enfermedad. 

Ciudadanos tendió la mano a IU para elaborar de forma conjunta una moción "más amplia y de apoyo a la Marea Blanca". Desde Izquierda Unida se rechazó el ofrecimiento. La formación naranja, sin embargo, dejó claro que presentará en el próximo Pleno una moción en apoyo a todo lo planteado desde la Plataforma en defensa de la Sanidad Pública de Salamanca.

El Pleno de este jueves, en el que tomó posesión como concejala María Cruz Domínguez Esteban, del Grupo Municipal de Izquierda Unida, dio también luz verde a la aprobación inicial de la Ordenanza Municipal de  protección, uso y disfrute de la Isla del Soto. Del mismo modo, debatió, a instancias de los concejales no adscritos, la puesta en marcha de un Plan de concienciación ciudadana que disminuya la presencia de excrementos caninos en las calles. La moción fue finalmente rechazada al considerar tanto el PP como Ciudadanos que la petición "carece de sentido porque se está ejecutando el 100 % de lo que se pide".

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído