Como de costumbre, el municipio armuñés de Moriscos reservó para el último día de sus fiestas patronales los actos más tradicionales del programa. Así, desde primera hora la charanga recorrió las el municipio haciendo saber a todos que, pese a que terminan este domingo, aún queda mucho por vivir, caso por ejemplo del repique de campanas previo al inicio de la misa a la que siguió a continuación la procesión por las principales calles de la localidad.

Una multitud de personas de todas las edades arropó a su Virgen Peregrina durante todo el trayecto. Los morisqueños fueron cediéndose el turno para portar la imagen por unos metros y rendir de esta forma tributo a la representación de la madre de Dios que poco después llegó al templo entre 'vivas'.

La última actividad de las fiestas está dedicada a los más pequeños, que podrán disfrutar desde las 6 de la tarde de hinchables, un tren y la fiesta de la espuma.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído