La Consejería de Sanidad plantea reforzar y reordenar la atención sanitaria en el medio rural con más de 1.500 puestos de trabajo

Uno de los objetivos iniciales es incrementar los recursos para atención urgente, con más de 70 vehículos nuevos repartidos por toda la Comunidad, incluido un helicóptero de vuelo nocturno

1 Comentarios

consejera de Sanidad
consejera de Sanidad

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha mantenido este lunes una reunión de trabajo con los presidentes de las nueve diputaciones provinciales de Castilla y León, a la que han asistido también los delegados territoriales de la Junta y los gerentes que conforman la estructura periférica de Sacyl, en la que ha planteado la necesidad urgente de “reordenar y reforzar” la atención sanitaria que se presta en el medio rural, al ser el entorno que más necesita en estos momentos una estrategia de reordenación, con 722 localidades con menos de 100 habitantes y 1.683 consultorios locales con menos de 50 tarjetas sanitarias asignadas.

Objetivo: crear más de 1.500 puestos de trabajo para mejorar la cobertura del medio rural

También la consejera de Sanidad se ha referido a los objetivos marcados en esta reunión, como mejorar la calidad de la asistencia sanitaria a los ciudadanos en el medio rural, dar respuesta a la nueva situación y necesidades sanitarias como la dispersión, el envejecimiento o la despoblación, garantizar las competencias de los profesionales sanitarios, optimizar su tiempo, mejorar la proximidad de los servicios sanitarios de calidad, con mayor capacidad de resolución y desarrollar otras actividades asistenciales como la educación para la salud, actividades comunitarias, investigación o docencia.

"Estas fórmulas pasan por asegurar que todo ciudadano de esta Comunidad tenga médico y enfermera asignados, aumentar la inversión consiguiendo el 20% del presupuesto dedicado a Atención Primaria, crear más de 1.500 puestos de trabajo en el sistema sanitario para dar mejor cobertura al medio rural, aumentar la equidad en el acceso a la atención sanitaria en situación de requerimiento urgente de atención, especialmente en zonas con alta despoblación, modernizar los Puntos de Atención Continuada (PAC) y aumentar la resolutividad y conectividad del sistema.

Entre los acuerdos que se han alcanzado en el encuentro de este lunes figura el compromiso de establecer reuniones periódicas entre equipos designados por las diputaciones, las delegaciones territoriales de la Junta y las gerencias de Sacyl en cada área de salud, con el objetivo de analizar al máximo detalle la situación de cada zona básica, de cada demarcación, con el objetivo de trasladar las conclusiones que se adopten a la Consejería de Sanidad para poder darle forma y hacer efectivos esos acuerdos.

Mejorar los problemas de conexión telefónica con la contratación de 200 auxiliares

En segundo lugar se ha debatido sobre la conveniencia de resolver cuanto antes los problemas de conexión telefónica para la cita previa que se están viendo en varias provincias, ante lo que la consejera ha explicado que ese asunto es una prioridad para su equipo, de manera que “mejoraremos la accesibilidad, tanto de medicina de familia como de enfermería, garantizando la disponibilidad de consulta diaria, para lo cual se va a contratar, en principio, a 200 auxiliares administrativos más de los que hay para la correcta gestión de las llamadas”.

Además, se va a extender el sistema de cita previa a toda la Comunidad mediante la existencia de agendas para todos los consultorios, garantizando que quien tenga una cita va a tener una consulta, y se van a aumentar y reforzar los canales para la obtención de la cita (vía web, app o vía telefónica con buzón de voz).

Casado ha explicado también que se está trabajando con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y otras administraciones en el desarrollo de un sistema eficaz de transporte concesional a la demanda en el medio rural, que ayude a esa accesibilidad tan demandada.

La estrategia que se ha debatido supondrá una mejora en la accesibilidad al proporcionar consulta a diario para la población; se mantiene la atención en consultorios locales y la atención a domicilio; se incrementa la calidad de la atención al disponer de acceso a la historia clínica y dar acceso a los profesionales a la receta electrónica lejos del centro de salud; se permite que los ciudadanos sepan cuándo y dónde está su profesional, reduciéndose la necesidad de desplazarse al centro de salud; se disminuye el tiempo que los profesionales emplean en desplazamientos y se aumenta tiempos en consultas; se facilita la autonomía de los equipos para cubrir ausencias, descansos y bajas; se mantienen las competencias de los profesionales, algo muy importante para atraer nuevo talento; y, sobre todo, se proporciona un modelo sostenible en el tiempo.

En el encuentro, la consejera ha explicado que existe un problema que no es de déficit basal de profesionales a día de hoy, pero sí a medio plazo, ni de retribuciones, sino que es de organización interna.

Situación actual. un médico para 900 personas

En este sentido, Casado ha expuesto la situación en la que se encuentra el modelo actual de atención ordinaria y urgente, en el que el 57% de los médicos atienden al 38% de la población. Así, Castilla y León tiene un médico para cada 900 personas, mientras la media nacional es uno por 1.315 habitantes. En el área urbana la cifra global es uno para 1.298 personas, y en la rural uno para 602 personas.

La consejera ha recordado que en estos momentos "tenemos un problema de oferta y demanda en varias especialidades, Medicina de Familia entre ellas, y ha recalcado que el problema es nacional, no local".

El objetivo principal de la Consejería "es dotar al sistema regional de salud de instrumentos normativos y financieros y de capacidad suficiente para mejorar y reforzar la asistencia prestada en el ámbito rural, en una estrategia de planificación que debe surgir del diálogo, el consenso y el trabajo «intenso y conjunto» con todas las instituciones, partidos, colectivos y asociaciones implicados en esta mejora".

La estrategia planteada por la Consejería de Sanidad se ha llevado a cabo teniendo como base el documento que fue aprobado en diciembre pasado por las Cortes regionales y que consta de 122 propuestas destinadas a reforzar y mejorar el Sistema de Salud de Castilla y León, texto que fue elaborado por un grupo de 18 expertos designados tanto por los diferentes grupos parlamentarios de las Cortes como por la Junta.

Se ha tenido en cuenta también el trabajo que el Consejo de Salud Castellano y Leonés desarrolló en 2019, así como el documento titulado “Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria” que el Ministerio de Sanidad publicó en abril de 2019.

400 tarjetas sanitarias como mínimo por facultativo

Otra acción sería elaborar una estrategia de recursos humanos en Atención Primaria, que tenga en cuenta las carencias y las necesidades futuras, y diseñar un cronograma de medidas que permitan la sostenibilidad de la plantilla adecuando el flujo de entradas y salidas, y elaborando propuestas de modificación de los cupos para conseguir tamaños óptimos -en Castilla y León ese cupo se ha establecido en 400 tarjetas sanitarias como mínimo por facultativo-.

Otro aspecto debatido ha sido la redistribución de las tareas de los profesionales para lograr una mayor eficacia. En ese sentido, se ha hablado de la Gestión compartida de la demanda, que potencia el papel de la enfermería; el Proyecto HADAS, que otorga un papel protagonista al personal administrativo; el abordaje del dolor crónico, con incremento de la dotación de Fisioterapeutas; y la atención comunitaria y el abordaje integral de problemas sociosanitarios, que precisan el incremento de trabajadores sociales.

Atención continuada

Otro de los aspectos debatidos ha sido la atención continuada en los centros de salud rurales, que a juicio de todos merece una revisión. El criterio básico planteado es que la atención a las patologías tiempo-dependientes debe ser una auténtica prioridad de la reordenación de la Atención Continuada y el refuerzo de sus recursos.

Es esencial que el sistema garantice la atención a lo no demorable. Por todo ello se propone la elaboración de un mapa -ya realizado- que contemple un estudio pormenorizado de la situación de cada zona, establecer indicadores para analizarlos y determinar los cambios y recursos necesarios para asegurar la equidad en el acceso a la Atención Urgente y Emergente.

El objetivo inicial es incrementar los recursos actuales disponibles para atención urgente, con más de 70 vehículos nuevos repartidos por toda la Comunidad (incluido un helicóptero de vuelo nocturno), y que todos los centros de salud rurales tengan como mínimo un soporte vital básico (hay 178 PAC). De hecho, se crecerá de 161 vehículos especiales de emergencias sanitarias a 233.

En declaraciones recogidas por Ical, la consejera aseguró que “la estrategia de Atención Primaria sigue” en marcha para afrontar una situación “crítica” y que se ha dado hoy el “pistoletazo de salida” al proyecto, que según dijo cuenta con el aval del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco. No obstante, sostuvo que la reordenación no supondrá el cierre de consultorios o el traslado de médicos del medio rural al urbano.

Casado, estacó que no se siente desautorizada y que no puede retirar el plan de reestructuración de la Atención Primaria, como se aprobó en las Cortes, porque no existe ya que su propuesta trata de mejorar y reforzar el servicio. “No puedo retirar nada que no haya”, sentenció.

De esta forma, la titular de Sanidad, que explicó que esta estrategia de reordenación de la Atención Primaria parte de los trabajos con los grupos de expertos y técnicos, cuenta con el respaldo de Fernández Mañueco, quien dijo conoce los diferentes puntos incluidos en el proyecto, ya que añadió que ahora su departamento lo que plantea es el desarrollo de los trabajos hechos, en lo que indicó participó el procurador ‘popular’ Alejandro Vázquez.

Verónica Casado vinculó el paso de la Comunidad a partir de este martes a nivel uno de riesgo por el COVID a que surjan problemas pendientes como la reordenación de la Atención Primaria, después de que el Grupo Popular votara una iniciativa socialista que pedía la retirada del denominado plan de reestructuración de este nivel asistencial. “Todo es reconducible”, dijo si todos tienen claro el consenso y la necesidad de “trabajar todos juntos y hacer política sanitaria con mayúsculas”, con el fin de lograr las “mayores cuotas” de salud.

La consejera, que indicó sigue pendiente de recibir una respuesta a su carta enviada al líder del PSCyL, Luis Tudanca, defendió su continuidad al frente de Sanidad porque señaló cuando un barco se hunde los primeros en abandonarlo son las “ratas” y ella aseguró tiene la intención de trabajar para mejorar todo el sistema. Además, apuntó que no tiene la percepción de que se vayan a adelantar las elecciones autonómicas, tras lo dicho por el presidente y por el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea. No obstante señaló que en política prefiere no tenerla, para no llevarse un “chasco”.

Además, Verónica Casado defendió que en estos 18 meses de la “peor” pandemia han “demostrado” que “son capaces de planificar” y de afrontar situaciones “muy complejas” que requirieron reestructura todo el sistema, hasta disminuir un 80 por ciento las hospitalizaciones, un 75 por ciento los ingresos en la UCI y un 90 por ciento los fallecimientos. Esto, añadió, fue posible gracias a medidas no sanitarias y a una de las “mejores” campañas de vacunación del país.

Asimismo, explicó en su comparecencia que la Consejería trabaja en varias líneas generales, entre las que citó la estrategia de reordenación y refuerzo de la Atención Primaria, el refuerzo de la Atención Continuada, la formación de los profesionales, la digitalización y la mejora de los sistemas de información. Además, apuntó que al mejorar la evolución de la pandemia se amplían la presencialidad en las consultas, algo que recordó se inició en mayo.

Complicidad

La consejera aseguró que cuenta con una “complicidad total y absoluta” por parte de los presidentes de las diputaciones provinciales a los que agradeció la disposición a seguir trabajando. En esta cita, que consideró “fructífera”, Casado justificó la presencia de Igea, al ser el portavoz del Ejecutivo y por haber estado “apoyando” el proyecto. Además, explicó que pidió “consenso” y “colaboración” a los presentes.

Al respecto, negó que hubiera reconocido en el transcurso del encuentro que se había equivocado, sino que en estos 18 meses han tenido que hacer un trabajo "intenso", "como si no hubiera un mañana", para "torcer" la curva del COVID-19 y preparar esta estrategia. "No he dicho que me haya equivocado", dijo, si bien señaló que ahora se retoman los problemas que existían antes de que apareciera el coronavirus.

“Estamos en una carrera contrarreloj”, afirmó Verónica Casado. “Para esto hemos venido”, agregó y apostó por actuar ya y no relegar los problemas, que advirtió ya no son aplazables, fruto de la edad avanzada de los profesionales, la falta de sanitarios y de una reordenación que recordó se mantiene desde los años 80. Además, avanzó que el 21 de septiembre mantendrá un encuentro con los consejeros de Sanidad de Aragón y Castilla-La Mancha, ambos socialistas, para analizar el impacto de la despoblación en este ámbito.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído