El Coro Arte Música participó en los Festivales Corales de Primavera de Castrillón (Asturias)

 El Coro Arte Música participó en los Festivales Corales de Primavera de Castrillón (Asturias)
El Coro Arte Música participó en los Festivales Corales de Primavera de Castrillón (Asturias)

En la tarde-noche del pasado cinco de mayo, el Centro Cultural Valey, de Piedras Blancas, acogió una velada musical con la intervención de las formaciones Coro Promúsica Castrillón y el Coro Arte Música, de Florida de Liébana, localidad perteneciente a la muy noble tierra salmantina. Como quiera que las palabras nunca son vacuas, lo primero en lo que hemos reparado es en el hermoso nombre de la agrupación, que hace honor al no menos hermoso topónimo de la localidad, Florida de Liébana, a la que tan dignamente representa.

La música es, en este caso, el aglutinante que tiende puentes fraternales entre dos hermosos pueblos: Piedras Blancas, en el Principado de Asturias, y Florida de Liébana, en Salamanca.  Y así, entrada la noche, inició la intervención el Coro Arte Música, dirigido magistralmente por la profesora Matilde Chaves Tobar, que haciendo honor a su nacionalidad, allende los mares, nos ofreció un repertorio latino, de amplio recorrido por el folclore de los países hermanos de Sudamérica, incluyendo Italia y, cómo no, “El Carbonero”, una bellísima y emotiva pieza del folclore salmantino.

El numeroso público asistente disfrutó con un programa variado, pero definido por el denominador común de unos sentimientos que subyacen en el subconsciente de países que comparten una lengua común, una cultura similar. De hecho, los dos coros, aunque con repertorios diferentes, han interpretado dos piezas musicales compuestas por el mismo autor, como es el caso del chilenoGualdo Arángüis – la Canción de la amistad -.  La primera parte finalizó con la intervención del coro salmantino, que cosechó intensos aplausos, en justa correspondencia a una interpretación sobria, muy trabajada, llena de bellas pinceladas musicales.

La segunda parte contó con la intervención del Coro Promúsica Castrillón, que nos ofreció una serie de hermosas piezas actuales, algunas tan conocidas como “Sueña”, de “El Jorobado de Nôtre Dame”, en contraste con otras del repertorio clásico, compuestas por Monteverdi o por el más famoso de los hijos del gran Juan Sebastian Bach. Es, en la interpretación de estas piezas, donde dejaron patente su nivel musical, como cantantes y en funciones de dirección, la directora Pilar Mud y Rosina Jorquera, que deleitaron al auditorio con sus voces de registro soprano, interpretando piezas de la ópera barroca “L´Incoronazione de Popea”, de Claudio Monteverdi y la “Canzonetta V”, de J. Christtian Bach.  Completando una heterogénea velada musical, las sopranos actuaron acompañadas por los instrumentistas Jairo Flórez Gutiérrez, un joven intérprete de viola, integrante del coro, cuyos progresos con el instrumento de cuerda son incontestables, junto con los violinistas Beatriz Mayo y Jorge Díaz, que, igualmente, realizaron un magnífico trabajo de acompañamiento. El complemento lo puso el extraordinario sexteto de guitarras, “Enrique Truán”, de Gijón.

Para finalizar, los componentes de los dos coros, en un gesto fraternal, fusionaron sus voces y su arte e interpretaron juntos, desatando la emoción del auditorio, que agradeció el trabajo de ambas masas corales y de sus directoras, finalizando con un sobrio pero emotivo intercambio de recuerdos.

La convivencia

La visita del Coro Arte Música, de Florida de Liébana, va más allá de un intercambio en el plano de la interpretación musical. Los componentes ejercieron de perfectos embajadores de su tierra, regalando su cariño, ya desde el primer momento, tanto a la dirección del coro local como a todas las personas colaboradoras, dejando una huella difícil de borrar, que contribuye a reforzar lazos entre las dos localidades, Piedras Blancas y Florida de Liébana. El grato recuerdo que nos dejan quedó, aún más patente, durante la visita guiada que les permitió descubrir el monumental Casco Medieval de la villa de Avilés, así como otros elementos culturales de primera magnitud, como el Parque de los Marqueses de Ferrera, verdadero jardín botánico, tanto por las especies vegetales y animales que atesora como por la enorme relevancia que supone en cuanto a zona de esparcimiento de los avilesinos.

A todo ello, hay que añadir el Centro Internacional Óscar Niemeyer, que aunque no se dispuso del tiempo suficiente para visitarlo, sí que nuestros invitados tuvieron la oportunidad de captar exteriormente la extraordinaria arquitectura que lo define. Además, han estado interesados y así se les facilitó información acerca del cinturón industrial de los municipios de Castrillón y Avilés, así como del paisaje extraordinario representado por nuestras playas, concretamente las de Salinas y San Juan de Nieva.

Las horas finales se cerraron compartiendo gastronomía, en una ambiente afable, donde todos nos sentíamos cómodos, muy satisfechos, sabedores, los de aquí y los de allí, que había nacido una excelente relación entre las dos comunidades, que, a buen seguro, tendrá continuidad, lo que facilitará el acercamiento entre dos pueblos, uno marinero, salpicado de salitre, y el otro mesetario, con olor a espigas doradas.

Muchas gracias a nuestros amigos salmantinos, quienes permanecerán para siempre en nuestro grato recuerdo, como personas que han sabido recibir, pero, sobre todo, han sabido dar.

Paco Merlero, Presidente de la Asociación PROMÚSICA de Castrillón - Asturias

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído