El Ayuntamiento de Villarino de los Aires, gobernado por el PP en situación de minoría, celebró ayer un pleno en el que se conocieron los datos económicos que ponen ‘casi’ a la luz la caótica situación municipal que vive esta Corporación con una deuda que, a finales del actual año, puede alcanzar los 3 millones de euros. Además, el pleno, algo inverosímil, aprobó por unanimidad una moción del Grupo Socialista para poner en marcha un plan de austeridad que, los vecinos, mucho se temen que “no sea más que papel mojado”.

Inverosímil porque carga contra el alcalde y su equipo en la gestión, y encima es aprobada por el propio primer edil. Así, la moción socialista dice: “El alcalde no quiere cumplir la ley, (supuestos y misteriosos problemas con el personal se lo impiden), y presentar el cierre de cuentas de los presupuestos de 2010 y 2011, y cumplir con las obligaciones establecidas por el Ministerio de Economía y Hacienda, habiendo tenido retenidos los ingresos a percibir por este Ayuntamiento y mintiendo descaradamente el alcalde por no ver la situación económica y social que actualmente tiene este pueblo, haciendo promesas de austeridad y no poniéndolas en práctica.

Pese a esto, y sus intentos de ocultación, es de sobra conocido que la situación económica del Ayuntamiento es sumamente grave, fruto de un despilfarro sin control y de una pésima gestión económica.

Cuando en los presupuestos del año 2008 y 2009 aprueban un superávit de 375.871 euros y de 392.871 euros ¿por qué se piden dos créditos de 1.3300.000 euros y otro de 300.000 euros y sigue aumentando la deuda y los impagos? La incapacidad para gobernar este Ayuntamiento por parte de Ud. tiene toda la culpa.

Es también conocida la situación de la Residencia de ancianos, etc. donde constantemente están teniendo problemas (de abastecimiento de propano, impago a los proveedores, dejadez de mantenimiento, etc.) cuando este centro tiene recursos económicos de sobra para poder gestionarse sin ninguna problemática.

En un escenario económico semejante, procede por tanto poner en marcha medidas de austeridad real, mas allá de la permanente búsqueda de titulares, austeridad para que no sean los vecinos y vecinas quienes paguen en forma de recortes de servicios, o de aumento impositivo, los despropósitos económicos  del ejecutivo local, como viene ocurriendo desde el inicio de la legislatura ( recortes de ayudas, impagos a proveedores constantemente, aumento del precio de actividades culturales, supresión  o reducción de ayudas a mayores, jóvenes, o parados, reducción de servicios, infraestructuras no mantenidas (Telecentro, residencia, pabellón de deportes, colegio, etc.), retirada de las becas de ayuda a la compra de material escolar, y un largo etc”.

Las cuentas municipales conocidas en el pleno

Los datos ofrecidos a SALAMANCA24HORAS recogen que el Ayuntamiento reconoce una deuda a proveedores por un total de 714.000 euros en 2010 frente a los casi 594.000 euros de 2009 –sin que se sepa aún la contraída en 2011-, a esta cantidad deben añadirse dos créditos contraídos en la anterior legislatura, el primero con Caja Duero y por un importe de 1.271.557 euros, y otro con el Banco Popular y del que permanecían pendientes de amortizar 50.732 euros, lo que daría una deuda viva de 1.322.289 euros, tal como ya se conocía al hacerla pública el Ministerio de Economía y Hacienda.

Además, el Ayuntamiento tiene pendiente una deuda con la Diputación de Salamanca de unos 800.000 euros, cifra resultante tras amortizar el 10% cada uno de los últimos ejercicios del total de 1.154.000 euros del Recargo Provincial en concepto del IAE, cantidad que le fue reconocida como deuda a la institución provincial a partir del año 2008, y de la cual el Consistorio se comprometió a pagar 100.000 euros anuales.

Estas cifras demuestran que la deuda total reconocida por el propio Ayuntamiento de Villarino, a 31 de diciembre de 2010, se acerca a los 2.873.000 euros. Lo que indica que no supera el 120%, tal como prohíbe el Ministerio de Economía y Hacienda. Pero el caso es que a ella deberá sumarse toda la deuda contraída con proveedores en 2011, lo que sin duda alguna hace que la deuda total a finales de este año supera con creces los tres millones de euros, situación que pone en entredicho la gestión del Consistorio en cuanto que es netamente superior al presupuesto, que ronda los 2,8 millones de euros.

Dimisón, moción de censura o disolución de la Corporación

Ante esta situación de caos económico al Consistorio solo le quedan tres salidas factibles y lógicas que, en la mayoría de los vecinos son las que desean que ocurran, como es la dimisión del alcalde y su equipo ya que se ven incapacitados para hacer frente a una situación económica y de gestión que se le ha ido de las manos; una moción de censura auspiciada por socialistas e independientes, que sumarían una mayoría absoluta para buscar nuevas formas de gestión como quedó patente con la moción presentada en el pleno de ayer de austeridad en el gasto.

O, finalmente, que la Administración intervenga el Ayuntamiento con la consiguiente disolución de la Corporación Municipal y nombre una gestora que pueda sacar adelante toda la gestión del Consistorio que, también hay que decirlo, tiene solución en cuanto goza de unos ingresos fijos de considerable cuantía y que, hasta la fecha, los actuales gobernantes con su alcalde, José Martín Montes a la cabeza, han sido incapaces de gestionar, sino todo lo contrario, profundizar aún más en el caos económico.

Lo que está claro es que la brecha entre el equipo de Gobierno del PP –gobierna en minoría y lo más preocupante, es que además el alcalde parece encontrarse solo-, y los vecinos es cada día mayor. Como también la incertidumbre que se cierne sobre algunos centros sociales, como la residencia de mayores –cuyas trabajadoras se manifestaron el pasado jueves por la falta de pago de algunas nóminas y las altas deudas contraídas con los proveedores-, falta de calefacción en el colegio público, dejadez y deterioro en las calles y redes de abastecimiento y desagüe, y así un largo etcétera pero, lo que más indigna a los vecinos, son los sueldos desmesurados de los funcionarios locales que suponen al año cerca de 300.000 euros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído