En un día luminoso y alegre de invierno, la gaita y el tamboril volvieron a resonar para citar a las mogarreñas a su fiesta anual. 

Las Águedas de Mogarraz llegaron a su Ayuntamiento para pedirle el bastón de mando a su alcaldesa, Concha Hernández, como manda la tradición. Ataviadas con las tradicionales sallas y chambras con las que antaño abordaban a los hombres, alabando su generosidad y su afecto, reverdecieron los ecos de esta ancestral tradición entre sonrisas, buen ambiente y una permanente hermandad. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído