El consejero de Educación, Juan José Mateos, se reunirá por separado con cada uno de los diceinueve alcaldes de las localidades afectadas por la integración de los cursos de primero y segundo de la ESO en los institutos, Barruecopardo y Matilla de los Caños del Río en la provincia de Salamanca, para ver de manera personalizada los casos y buscar una solución, tras la protesta que ha causado ese cambio para el próximo curso.
 
Mateos se va a sentar con cada alcalde para reflexionar y buscar una solución, en la que “cabe todo”, incluidas las excepciones geográficas a las que apelan algunos regidores, remarcó el consejero portavoz, quien señaló que en la “primera oleada” de integración no hubo esa protesta y se pensó que en la segunda sería de la misma manera. “La primera fue pacífica y fue más amplia”, añadió. “Igual se dieron por hecho cosas que se tenían que haber explicado”, apostilló.
 
De Santiago-Juárez explicó que la medida no se toma por un ajuste o por austeridad en el gasto sino en cumplimiento de la ley, en la que se exige que el ciclo de la ESO (cuatro cursos) se impartan en los institutos como los centros más adecuados para garantizar la calidad. Los dos últimos cursos ya se estudian en los institutos y se dio una moratoria para la integración de los dos primeros de forma progresiva.
 
Por último, el consejero rechazó que medidas con esa pongan en riesgo vivir en los pueblos y recordó que Castilla y León es la única comunidad que mantiene abiertas escuelas con cinco alumnos y que esos alumnos irán después a estudiar a los institutos rurales. “La apuesta de la Junta por el mundo rural es inequívoca”, remachó.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído