“Me encanta que haya equipos de Gobierno que sigan teniendo iniciativas ambiciosas y demanden continuamente cosas”

 “Me encanta que haya equipos de Gobierno que sigan teniendo iniciativas ambiciosas y demanden continuamente cosas”
“Me encanta que haya equipos de Gobierno que sigan teniendo iniciativas ambiciosas y demanden continuamente cosas”

Especialmente orgulloso de la labor realizada para mejorar en Salamanca el ciclo hidráulico, el diputado de Medio Ambiente y máximo responsable del Organismo Autónomo de Empleo y Desarrollo Rural (OADER) asegura haber vivido cuatro años muy intensos y no esquiva ni uno solo de los asuntos que, dentro de su ámbito, inquietarían a cualquier salmantino.

-¿Qué balance hace de estos cuatro años en sus áreas?
-Ha sido una legislatura amplia en cuanto al trabajo. Se han cubierto las expectativas sobre todo en Medio Ambiente principalmente en lo relativo al programa de sequía y la ejecución de obras a lo largo de todas las anualidades. Prácticamente en todos los municipios se ha hecho alguna actuación; también en el área de recogida selectiva de residuos, donde se ha ampliado la prestación del servicio con la recogida de aceite domestico usado, voluminosos, aparatos eléctricos, enseres?

Al mismo tiempo, se está instaurando poco a poco todo lo relacionado con la ley de ruidos. Aunque no es competencia nuestra, se ha trabajado también en el asunto de la TDT colaborando en la adaptación y reconociendo que hay trabajo por delante y cosas que mejorar en algunas zonas.

En el campo del Desarrollo Rural se ha trabajado muchísimo con el apoyo desde presidencia para intentar sacar adelante campañas para impulsar la contratación de trabajadores y el trabajo de los autónomos mediante la Estrategia de Empleo e Impulso Socioeconómico que ha dado muy buenos resultados y acaba de cerrar el plazo para adherirse a ella en su segunda fase. En esa misma línea, se han cumplido las expectativas de asesoramiento y apoyo a empresas y emprendedores.

-Da la sensación de que en el medio rural continúa habiendo poca conciencia de reciclaje. ¿Se ha evolucionado algo en ese sentido en estos cuatro años?
-Se está avanzando pero la concienciación y la formación en temas medioambientales no se logra de un día para otro ni tan siquiera de una legislatura para otra. Es algo que se va consiguiendo poco a poco trabajando, sobre todo, con los más jóvenes en los colegios. Hay que concienciarles de que lo ecológico es sostenible y duradero y tenemos que preservarlo. Hay que hacerles saber que los recursos no son inagotables y hay que ser cuidadoso para separarlos.

-El Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) de la provincia podría ser el espejo de esas prácticas
-Es un recurso que ha mejorado de forma importante. Funciona con total normalidad y da un estupendo servicio al medio rural y a toda la provincia. La labor de formación, información y difusión de estos años ha sido fundamental. A la gente hay que decirle que un CTR es un centro donde se recogen y tratan los residuos sólidos urbanos, ni más ni menos. Su labor es beneficiosa tanto desde el punto de vista sanitario como desde el ecológico. Estas cosas deben hacerse con racionalidad y profesionalidad y no han de representar ningún peligro. Solo puede traer buenos resultados.

-Hace poco trascendió que se había producido un accidente en el interior del CTR
-No ha dejado de ser más que un pequeño accidente, una circunstancia que se puede dar en cualquier planta o fábrica de cualquier empresa. Junta de Castilla y León y Seprona hicieron todas las mediciones tanto a nivel interno como externo para comprobar que no había consecuencias. Los resultados fueron normales. Se trató de un accidente de los que se pueden dar dentro del día a día de una instalación de estas características.

-¿Por qué seguimos viendo vertederos clandestinos y escombreras en los pueblos?
-Cuando durante tanto tiempo nos hemos despreocupado de estos temas sin darles importancia y no se forma a la gente, se le da tratamiento de normalidad a prácticas de este tipo pero es lo anormal. La recogida ha de ser controlada. Se le debe dar el mismo tratamiento que a los residuos de un CTR y esa información hay que prestársela a la sociedad. Estoy convencido de que en no mucho tiempo se va a lograr la normalidad igual que sucede con los recursos orgánicos. Ya no existe aquel vertedero en el que se tiraba el cubo para vaciarlo.

-Pero quedan vestigios aun
-Las administraciones están haciendo esfuerzos importantes. Hay que hacer mejoras y se está avanzando bastante en esto. De hecho, en 2014 se aprobó una ordenanza en la Diputación y se ha hecho una encuesta entre municipios para conocer quienes quieren que se le recojan los residuos voluminosos que acumulan. Eso va a venir fenomenal. Hay que darle a la sociedad margen de mejora para que termine haciendo de la recogida de voluminosos también un acto sostenible.

-¿Qué destaca de su trabajo estos cuatro años?
-En Medio Ambiente destacaría todo el trabajo relacionado con el ciclo hidráulico. Se ha avanzado mucho. Antes había que abastecer constantemente a localidades con camiones cisterna. Eran problemas diarios y eso se ha mejorado de forma importantísima. El esfuerzo económico también ha sido grande pero paralelo al de los propios pueblos, que es digno de valorar. También ha sido notable, y de agradecer, el trabajo de los técnicos y del personal de la Diputación.

-¿Queda por hacer?
-Sí, claro. Todavía quedan zonas en las que se debe mejorar tanto la potabilidad como la depuración del agua. Llegaremos al último pueblo con problemas de agua y habrá que empezar a modernizar el primero en que se mejoraron. En esto de los servicios públicos no se acaba nunca. Te encontrarás el pueblo más puntero y aún así siempre hay que renovar y estar pendientes y a la altura.

- La Diputación reparte 6 millones de euros en subvenciones directas a toda la provincia. ¿Hay pueblos a los que aún les parece poco lo que reciben?
-Siempre, pero a mí me encanta que haya equipos de Gobierno que sigan teniendo iniciativas ambiciosas. Un equipo así siempre está demandando cosas por lo que todo lo que se le ponga siempre se quedará por debajo de las pretensiones. Esto siempre va a suceder porque los recursos siempre se quedan un poco por detrás de las necesidades.

-¿Le ha permitido la crisis trabajar como ha querido en estos cuatro años?
-La crisis se nota, es inevitable. Cuando hace no tanto tiempo las cantidades de que disponíamos eran otras, se acometieron infraestructuras mucho más importantes que ahora pero la eficacia y la satisfacción en cuanto al trabajo es la misma.

-El proyecto Myas (Micocyl) incluye ya 52.000 hectáreas de monte salmantino. Protege un recurso natural como son las setas y los hongos aunque tampoco está exento de controversia. ¿Ha sido una de las piezas angulares de esta legislatura?
-Los cambios efectuados en este aspecto han sido muy importantes y chocan frontalmente con la tradición de la recogida de setas que estaba instaurada en la sociedad.

Cuando se piensa en regular la micología en los montes públicos, cuya competencia principal es del municipio titular, el trabajo de la Diputación consiste en coordinar y estar del lado de los pueblos asesorándolos, informándolos y cooperando para que se desarrollara el proyecto en pos de la regulación. Todo el mundo ha de saber qué es y cómo hay que tratar a los montes públicos en lo relacionado con la micología. Se ha avanzado de forma importantísima en este sentido y la gente se ha concienciado de que una seta no debe recibir una patada o recogerse en bolsa de plástico; ya saben que hay que usar la cesta para que el terreno pueda ?esporar?.

Se ha avanzado de forma importante en el conocimiento del medio. Otra cosa diferente es que cada municipio establezca cómo funcionar en su terreno. En aras de la correcta explotación de ese recurso y de mejorar tanto el recurso y la forma de explotarlo pensando, incluso, que más adelante puede ser un recurso importante para ese municipio si se cuida, hacia eso va encaminado que un señor pague. Las tarifas no son caras y si en un mismo día quieres ir a dos zonas reguladas diferentes hablamos de un importe equivalente a un paquete de tabaco o un par de cañas. Lo cierto es que esto supone un cambio que no permite a la gente campar a sus anchas y, si Dios quiere, esto terminará en una gran regulación que nos obligue a cumplir a todos en todos los sitios y mejore la calidad de vida de los municipios beneficiados.

-¿Dimensiona el salmantino como se merece la riqueza medioambiental de esta tierra?
-Cuando resides en una zona rica en recursos igual por la costumbre no le das importancia pero existe la conciencia de que hay que entregarles esa riqueza a nuestros hijos. Esto es muy favorable para mantener en el tiempo lo que tenemos, que es muy hermoso.

-¿Qué importancia tienen las Acciones formativas en los pueblos de la provincia?
-Tienen mucho peso y dan resultados estupendos. En este caso seguimos una pauta que ya nos marcó el presidente desde la pasada legislatura. Es muy importante sembrar la inquietud y el dinamismo en los pueblos alejados de núcleos de población importantes haciéndoles llegar las Nuevas Tecnologías.

-¿Cómo valora la iniciativa de la Agrupación de Cooperación Territorial Duero-Douro para sustituir por tecnología LED, más económica y efectiva, las viejas luminarias de un buen puñado de pueblos salmantinos?
-Todas las iniciativas que redunden en mejoras son buenas vengan de donde vengan. También desde la Diputación se han hecho campañas de eficiencia energética para mejorar el alumbrado público y para que no haya fugas de calefacción y energía en edificios públicos. Incluso la propia Junta de Castilla y León está en plena campaña de eficiencia para poner calderas de pelets alimentadas por energías renovables. Esto es labor del día a día y concienciación ciudadana.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído