Como en todos los ámbitos, la crisis también ha condicionado el trabajo en los Centros Asistenciales de la Diputación de Salamanca. Tocaba atemperar el gasto y racionalizarlo para emplear los dineros en lo fundamental. José María Sánchez ha sido el gestor encargado de cumplir ese objetivo durante cuatro años. Sin precisar un ahorro que supera con creces el millón de euros, se muestra orgulloso de haberle dado un giro a la gestión y de haber podido trabajar como marcan los cánones sin olvidar que las dificultades han sido y siguen siendo muchas, al igual que los retos de futuro.

- ¿En qué ha consistido su labor en estos cuatro años?
- En coordinar el buen funcionamiento de todos los centros de los que dispone Diputación. Antes yo hacía gestión sanitaria y hemos intentado trasladar esa labor a todos los centros de la Diputación. Realizamos un análisis de la situación actual, creíamos que era mejorable y hemos tratado de gestionar mejor los centros, caso de las residencias, los centros de discapacidad o el programa ?Crecemos?.

- ¿En qué se ha mejorado en esta legislatura?
- En la gestión del personal y los servicios que se prestan. Hemos trabajando con los ratios establecidos para gestionar ambos aspectos y he de resaltar que gracias al personal de que disponemos, la calidad asistencial es increíble. En estos años se puede haber ahorrado cerca de un millón de euros en el ámbito de personal pero manteniendo el empleo y sin sufrir ninguna merma en la calidad asistencial. Lo hemos logrado negociando con los sindicatos y disminuyendo las sustituciones. En cuanto al servicio de Farmacia también le hemos dado otra orientación gestionándolo mejor y aplicando otro tipo de políticas basadas en las compras más directas, lo que ha supuesto también un gran ahorro. A la vez, hemos utilizado los servicios públicos de la administración para evitar la concertación con empresas privadas, lo que ha supuesto también un gran ahorro económico.

- ¿Qué destino se le ha dado a ese ahorro?
- El dinero que se ha ahorrado se ha empleado en aumentar la calidad de las residencias y se ha invertido en ellas mucho dinero. Quedan muchas cosas que hacer todavía pero la calidad asistencial es increíble con un gran servicio de fisioterapia o el enorme trabajo de celadores, enfermería, medicina, farmacia, auxiliares?

- ¿Cuál es el balance de estos cuatro años de trabajo?
- Es un balance muy positivo y satisfactorio en todas las parcelas. La crisis se ha notado en muchos aspectos. Los expedientes de ingreso en nuestras residencias se han dejado notar con la entrada de personas con verdaderas urgencias sociales. Los alcaldes también te demandan ayuda a través de los Centros de Acción Social y la mayoría de los pacientes terminan por ingresar en nuestras residencias bien por falta de familiares o de recursos. Pese a la crisis, damos máxima prioridad a las prioridades sociales.

- ¿Y el principal hito de la legislatura?
- Modernizar la gestión. Ha costado muchas horas. Ha sido un cambio radical para darle un giro. Queda cosas que mejorar como la cocina, que tiene un potencial increíble y quizá sea el gran reto para la próxima legislatura. También hay cosas que hacer respecto a la integración con centros de discapacidad. En ese sentido la colaboración con Asprodes ha sido increíble. Nos han manifestado que están inmensamente agradecidos por ello.

- ¿Se ha solventado el asunto de los impagos de algunos usuarios?
- Sí. Hemos regularizado toda la situación administrativa de aquellos usuarios de la residencia que tenían deudas con la casa. Solucionar eso ha supuesto un incremento económico muy importante para las arcas de la Diputación.

- ¿Por qué se cambiaron las ordenanzas de la residencia Guillermo Arce y de los Centros Asistenciales?
- Para que sean las más justas y solidarias de España. Paga el que tiene y muy poco el que menos tiene. Entra gente de poder adquisitivo muy bajo y somos la residencia pública más importante de Salamanca. La Diputación no va a sacar dinero sino atender las necesidades sociales que surgen en la provincia. Se teje una red muy conglomerada entre la parte social y la de centros asistenciales para ofrecer al usuario una atención integral desde que tiene una necesidad social para que pueda terminar en nuestra residencia. 

- ¿Se dirigen los alcaldes a ustedes ante determinadas situaciones?
- Así es. En nuestro área también se presta asistencia técnica a alcaldes. En estos cuatro años nos han pedido ayudas para abordar determinados asuntos relacionados con las necesidades sociales en los que ponemos a su disposición toda nuestra experiencia y nuestros medios. Esta es una de las labores habituales. Sin el apoyo de la Diputación, la cartera de servicios de los Ayuntamientos sería difícil de mantener y llevar. 

- ¿Qué queda por hacer?
- Pues uno de los grandes proyectos es el de las camas sociosanitarias. Es una alternativa muy necesaria para los municipios porque hay pacientes que tienen necesidades determinadas tras pasar por el hospital y antes de volver a su municipio. Se trataría de estancias temporales. Es una de las propuestas solicitada hace muchísimo tiempo y creemos que por la capacidad técnica, física y de habitabilidad de nuestra residencia, sería la ideal para este tipo de patologías pues tenemos terapia ocupacional que puede ayudar al paciente a volver a su domicilio en las mejores condiciones y un equipo sanitario increíble. Mejoraría este tipo de estancias temporales y ahora ya es cosa de la Junta firmar el convenio con nosotros porque estamos dispuestos a acogernos a ese proyecto. Es el gran proyecto que se queda en el tintero. Ya tenemos junto al Hospital los pisos de descanso y supondría dar un paso más

-¿Cómo han evolucionado los centros en estos cuatro años?
- Hemos hecho mejoras que pueden parecer nimias pero son muy importantes. Por ejemplo, con tres carros de medicación se evita muchísimo trabajo. Son cosas que permiten ir modernizando los diferentes servicios. Con pequeñas cosas se gana tiempo. Una farmacéutica que se ocupe de las compras es otro detalle con el que se pone de manifiesto que el usuario es lo más importante. La calidad he mejorado sustancialmente. Ahora en nuestra Farmacia se encuentra cualquier tipo de producto que a lo mejor la gente en su casa no puede tener. Aparte, todo el equipo técnico y la fisioterapia de que disponemos están muy bien dotados. Es muy importante también el centro educativo del que disponemos. Tenemos en vigor diversos convenios para convertirlo en un centro de docencia importantísimo por el que pasan un montón de alumnos. Hemos querido potenciar eso. 

- ¿Dado que Bienestar Social y Centros asistenciales van de la mano, cómo se trabaja a dúo teniendo en cuenta que en ocasiones las visiones son muy diferentes?
- Pues surgen debates muy enriquecedores. Eva (Picado) como sicóloga y yo desde el ámbito sanitario aportamos una visión global y complementaria. Somos el ejemplo de lo que debería ser una verdadera política social con lo sanitario y lo social yendo de la mano. Son partes condenadas a entenderse. Tanto ella como yo hemos aprendido uno del otro. Quizá nuestro trabajo ha sido más técnico que político pero era lo que tocaba en este momento. Nuestra labor ha de ser integrada y complementaria.

- ¿Repetirían como dúo durante otra legislatura si se lo plantearan?
- Ha sido una satisfacción trabajar para la Diputación, una labor muy gratificante. Quedan muchos retos por hacer y no nos arrugamos. Tenemos nuestro trabajo y esto es un sacrificio personal importante y a veces una labor poco grata pero estamos a disposición de lo que se nos pida.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído