Encuentran influencias artísticas europeas en los retablos góticos de El Zarzoso, Linares y Béjar

El libro de Cristina Díez Sánchez profundiza en el valor patrimonial de estas obras de finales de los siglos XV-XVI



0 Comentarios

 Libro diputacion1
Libro diputacion1

Los retablos tardogóticos de El Zarzoso, en El Cabaco; Linares de Riofrío y Béjar son los protagonistas de la obra de Cristina Díez Sánchez presentada por el diputado de Cultura, David Mingo. 'Pintura tardogótica salmantina. Retablos periféricos de las sierras de Francia y Béjar' es el título del libro que, editado por la Diputación salmantina, "profundiza en el patrimonio artístico del sur de la provincia, en un viaje en el espacio y el tiempo", afirmó Mingo durante la presentación.

Con 400 ejemplares editados que salen a la venta a 12 euros, la joven autora de la obra, graduada en Historia del Arte, hace referencia a las influencias artísticas alemanas, flamencas y francesas en las tres tablas estudiadas de los siglos XV-XVI en las que quedan reflejadas los flujos culturales tanto europeos como nacionales.

Tríptico del Nacimiento de Jesús, en El Zarzoso

Como explicó Cristina Díez, en el caso del retablo de El Cabaco, actualmente en el Museo del Prado, se trata de la obra más antigua y la mejor conservada de las tres analizadas. De autor desconocido, el tríptico, de gran calidad, consta de cinco tablas y cuatro figuras de santos.

El retablo de San Gil, en Béjar

De finales de siglo XV, "gracias al interés de una parte de la sociedad bejarana ha llegado hasta nuestros días", manifestó la autora del libro. El más antiguo de los retablos de Béjar, se puede dividir en tres capítulos según la temática que representa. Unas pinturas de retablo en las que se refleja la influencia del maestro salmantino Fernando Gallego, tanto en los tipos humanos, como en los grabados y en el estilo.

Retablo de Nuestra Señora de la Asunción, en Linares de Riofrío

En la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, de Linares, se encuentra esta gran obra de madera policromada y dorada de la que se tienen escasos salvos, salvo que data de finales de siglo XV. El retablo, consitutido por una predela, dos cuerpos y tres calles, fue restaurado en los años 90.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído