Encarnación Torija pisa terreno conocido. La exconcejala de Fiestas es ahora una alcaldesa a la que no pillan por sorpresa ninguno de esos pasos previos al inicio de unas celebraciones como las que están a punto de arrancar en su localidad. Con el agua como obsesión para poder garantizar el suministro a quienes estos días cuadruplican la población, solo espera que todo salga como está previsto mientras da los primeros pasos para obtener el reconocimiento institucional. 

-Esto está a punto de empezar, ¿cómo vive estos momentos la alcaldesa?
-Pues ajustando los últimos flecos, los pequeños detalles y preocupada porque el pueblo mantenga el abastecimiento de agua en un año complicado de sequía. En invierno somos 544 habitantes censados y ahora en verano abastecemos a casi 2.000 personas. El consumo se dispara hasta el millón y medio de litros diarios. El río Francia es de caudal limitado. Aquí nos abastecemos de agua por bombeo y lleva meses sin llover? Hay que esperar que todo salga bien.

-Si la escasez de agua continúa, vendrían después otros problemas
-Sin duda. Afectaría por ejemplo a la riqueza micológica de esta zona que atrae cada vez a más gente porque la afición va en aumento.

-¿Qué no hay que perderse del programa festivo?
-Sin duda el día de las vísperas. El pueblo baja a la ermita para coger a la patrona y subirla, ataviados con el traje típico, a la luz de los candiles. Es lo más vistoso con diferencia de nuestras fiestas.

-Unas fiestas para las que ya se está buscando algún tipo de reconocimiento, ¿verdad? 
-Así es. Estamos trabajando ya por la declaración de interés. Iniciaremos en breve los trámites y hay muy buena sintonía al respecto. Pondremos de manifiesto que estas fiestas son de una afluencia masiva.

-¿Vuelve a seguir el programa festivo la línea de años anteriores?
Así es. Está en esa línea pues el pueblo siempre responde ya que le gusta lo que se viene programando. Los cambios son mínimos. Es el caso de la Zarzuela a la luz de las velas que representa un mínimo cambio pues el año pasado se optó por programar para esa misma noche de fiestas una ópera.

-¿Qué objetivos se ha marcado para este mandato?
-Además de potenciar las fiestas estamos trabajando por lograr una ubicación para la residencia de mayores. A la vez, queremos que nos concedan la declaración de Área de Rehabilitación Urbana para la rehabilitación de las fachadas del conjunto histórico. 
El nuevo equipo a pie de calle está muy contento. El Ayuntamiento está un poco menos enfermo que hace 4 años. Heredamos en 2011 un Consistorio con más de 600.000 euros de deuda y todas sus cuentas embargadas. El saldo es ahora positivo.

-¿Cómo lo han logrado?
-Lo conseguimos llevando El Ayuntamiento como si fuera una casa y con bastante responsabilidad. Ha costado pero ya se empiezan a ver los resultados

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído