No es un domingo festivo como los demás para don Ernesto, el párroco de Tamames que ha ofrecido este domingo su última misa coincidiendo con la eucaristía en honor al Santísimo Cristo del Amparo, patrón de la localidad.

El sacerdote, queridísimo en el municipio, acompañó también al cortejo que recorrió las calles de la localidad. Al finalizar la procesión tuvo lugar en la Plaza del Casino un vino de despedida a modo de homenaje.

Tras las emociones matinales, la tarde estuvo protagonizada por la novillada mixta y los pasacalles de gigantes y cabezudos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído