La pérdida de población se ha convertido en la principal preocupación de muchas localidades de la provincia por lo que representa para servicios como educación, sanidad o transporte. A menos niños, menos aulas, incluso el cierre de muchos colegios rurales por falta de alumnado. 

Pero la desaparición de aulas y centros no solo afecta a pequeñas localidades alejadas de la capital; otros más cerca también se enfrentan al mismo problema, porque los padres optan por escolarizar a sus hijos en Salamanca.

Tras el incesante goteo de cierres de escuelas en pequeños pueblos, otros comienzan el curso con solo tres. Es el caso de Machacón, cuya cabecera es el CRA Los Girasoles de Calvarrasa de Abajo, aunque posteriormente se han incorporado otros dos escolares y de Retortillo, con cabecera en el CRA La Senara de El Cubo de don Sancho, que lo hace con tres, según los datos de la Junta. En la Comunidad, este curso hay 11 nuevas unidades de tres alumnos, hasta alcanzar un total de 30 en las nueve provincias.

"La proximidad a Salamanca para nosotros, a veces, es una desventaja", lamenta la alcaldesa de Machacón, Eva Picado, que destaca que, en el caso de su pueblo, el Ayuntamiento asume todos los gastos escolares.  "Queremos que el colegio continúe" porque, explica Eva Picado, "porque contamos con unos criterios de calidad en instalaciones y profesorado impresionante". Sin embargo, algunos padres optan por llevar a sus hijos al CRA de Calvarrasa y, la mayoría, a centros de Santa Marta.

 Sin datos oficiales definitivos de las unidades del presente curso escolar, el pasado, siete localidades salmantinas se encontraban en riesgo con cuatro y tres alumnos.



Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído