El creador salmantino Fernando Ledesma, hijo del fallecido poeta José Ledesma Criado, presentó este sábado en Cilloruelo ?La Panera Vieja?, su proyecto artístico más personal y en el que ha empleado los últimos 15 años de su vida.

Ledesma transformó una vieja finca de arquitectura popular hasta hacer de ella su estudio-taller y su casa, que comparte habitualmente con multitud de amigos. Muchos de ellos le arropaban hoy durante la presentación. El cantante Marchena, el director teatral Pablo Málaga y su padre Jesús, la que fuera primera secretaria provincial de UGT en Salamanca, María García, o los actores Maribel Iglesias y Miguelón, entre otros muchos, arroparon a Ledesma en el día e la puesta de largo oficial de su proyecto. Tanto García como Pablo Málaga explicaron que, además de a la persona, admiran al artista y por eso le animaron a salir de su estudio y presentar en sociedad una intervención artística sin parangón en Salamanca. "Nos parecía egoista que fuera un placer solo para los amigos", explicaron al tiempo que coinciden con Ledesma en considerar el lugar "un espacio abierto a la cultura".

La intención del artista es la de poner a disposición de otros creadores, "también de los jóvenes que están empezando", su casa museo como lugar de ensayo o foro de celebración de actividades de todo tipo. Es necesario, señaló el anfitrión, "buscar vasos comunicantes que nos unan, crear vínculos". La filosofía de 'La Panera Vieja' sería similar a la la de 'La Querida', la casa que el poeta Raúl Vacas posee en Rodasviejas -y en la que se celebran multitud de actividades culturales-, con el plus añadido de estar rodeado de las miles de creaciones atesoradas por Ledesma a lo largo de tres décadas. "El principal favorecido soy yo", reconoció el autor. "Necesitaba enseñar mi obra porque, si no la compartes, de qué sirve", añadió.

La mayoría de los materiales que ha empleado en la rehabilitación de esta inimitable casa museo son reciclados, transformándolos e integrándolos en un espacio creativo. Sorprende, por ejemplo, redescubrir en uno de los aseos, los mármoles que decoraban los servicios del Gran Hotel. Ledesma lo rescató de entre los escombros para adaptarlo a su casa. "Cojo las cosas que tira la gente, una idea que descubrí durante algunos de mis viajes en los que me topé con gente con propuestas muy interesantes", reveló. Al principio lo hacía casi por necesidad, después siguió apostando por la utilización de material reciclado, una tendencia "en la que en los últimos años en España se ha avanzado aunque aún se está lejos de lo que se hace en Europa". En ese sentido, realizó una velada crítica a las administraciones que nunca han desarrollado líneas de ayudas para quienes, como él, son capaces de revivir materiales aparentemente inservibles. 

"Estás loco"

Ledesma relató cómo su padre, que había heredado esta vieja casa de labranza, fue testigo de los primeros pasos de la transfroamción que estaba obrando su hijo Fernando en ella. El viejo poeta sentenció rápidamente: "tú estás loco" mientras admiraba el giro que iba dando la instalación, fiel, eso sí, a su luz original y al dictado de la piedra, como cuando en ella vivían sus antepasados labrando los huertos de invierno y verano para consumo propio.  

Hasta llegar a manos de la familia Ledesma esta vieja estancia propiedad de la diócesis pasó, entre otros, por el Conde de Fernan Núñez, por azares de la desamortización. Posteriormente, se convirtió en el trastero de toda la familia lo que propició un laboriosísimo trabajo de acondicionamiento, según reconoció el propio artista quien tampoco se olvidó del entorno "privilegiado" sobre el que se asienta la casa-museo en el entorno del prestigioso coto de pesca de Villagonzalo. 

Alojamientos rurales

Y fue precisamente el trasiego de pescadores el que terminó por decidir a Fernando Ledesma a compartir su morada. Remiso al principio, poco a poco fue trabando relación con quienes acuden al río a pasar el fin de semana y, aparte de dedicarse a su pasión, cuidan desinteresadamente el entorno. La nobleza de estas personas terminó por convencer al artista de que dotar a la casa de dos apartamentos turísticos rurales no era mala idea. Aprovechando las viejas cochiqueras de la finca, Ledesma las fue modelando inspirándose en la naturaleza de la Capadocia y la decoración de Gaudí. Se trata de retazos de trabajos realizados con los mosaicos, una de sus pasiones. Es el particular homenaje de Ledesma al autor de joyas como la Sagrada Familia o el Parque Güell, al que la casa recuerda por momentos. "Hay gente que se debe perpetuar y Gaudí es uno de ellos", apunta.

El acto de presentación de La Panera Vieja culminará a partir de las 18:30 horas, momento en el que se iniciará una fiesta que incluye la actuación teatral de  ?Silencio entre cajas? y colaboraciones del grupo Folk on crest, el músico Marchena, el actor Miguelón y los poetas Raúl Vacas y Antonio Colinas. La intención de Ledesma es realizar unas jornadas cada año y mostrar su disposición a la organización de cualquier evento cultural, incluso en colaboración con organismos públicos y ayuntamientos cercanos.

El artista

Fernando Ledesma inició sus estudios en la Escuela de Artes de San Eloy  a los 6 años, y continuó en la Escuela de Artes y Oficio, realizando su primera exposición con 19 años. Posteriormente se licenció en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, obteniendo, durante cuatro años una beca de estudios por dicha Universidad. Durante varios años se dedicó a la enseñanza de la pintura, tanto en Academias propias como dirigiendo varios talleres de artes plásticas. En su trayectoria artística ha realizado numerosas exposiciones colectivas e  individuales en diferentes lugares de España, Portugal, Suiza, EE.UU, Méjico  y Alemania.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído