Cientos de albenses se dieron cita en la Isla de Garcilaso para disfrutar del espectáculo natural que proporcionan las perseidas, conocidas popularmente como ‘Lágrimas de San Lorenzo’. 

Al oscurecer, los vecinos de la villa se acercaron a este paraje en el que apenas se produce contaminación lumínica para observar el cielo tanto desde tierra firme como incluso desde el propio río Tormes.

La ‘superluna’ y la noche despejada propiciaron que la observación de este fenómeno, que se produce cada año por estas fechas, fuera todo un éxito.

 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído