El corte al tráfico de la carretera entre Peñaranda y Rágama provoca un nuevo desvío de más de 30 minutos

Ya se ha ejecutado el tramo entre Rágama y el limite de la provincia de Ávila que provocó también importante rodeos entre los conductores

El corte de la carretera CD-610 entre Peñaranda y Rágama está previsto que se alargue hasta finales de agosto
El corte de la carretera CD-610 entre Peñaranda y Rágama está previsto que se alargue hasta finales de agosto

Este lunes, 19 de julio, se ha cortado al tráfico la carretera CL610 entre Rágama y Peñaranda de Bracamonte. No se podrá circular por esta vía en principio hasta el 27 de agosto, aunque tal vez se acorte el periodo de ejecución como ya ha ocurrido hace unas semanas en el tramo entre Rágama y el límite de la provincia con Ávila cuyas obras han durado 10 días menos de lo previsto. 

Los vecinos de los pueblos afectados como Rágama, Paradinas de San Juan o Peñaranda de Bracamonte, tendrán que usar vías alternativas, que en algunas ocasiones suponen rodeos de más de 30 minutos. El alcalde ragameño, José Luis Moyano, ha explicado que desde el Ayuntamiento han solicitado información a la Junta para dar respuestas a necesidades que se pueden dar en caso de una urgencia ya que el Centro de salud de Madrigal está a 12 kilómetros de la localidad, mientras que con el rodeo por carreteras locales se puede tardar hasta 20 minutos más. 

La obra que está ejecutando la Junta cuenta con un presupuesto de 2,8 millones de euros está siendo realizada por la empresa Construcciones y Obras Llorente SA. El proyecto prevé el refuerzo y renovación del firme mediante la rehabilitación estructural del firme, consistente en el reciclado con cemento de la capa de base del firme existente y posteriormente se extenderán dos capas de mezcla bituminosa en caliente para conseguir que aumente su durabilidad y proporcionen una adecuada funcionalidad, comodidad y seguridad al usuario. 

Esta técnica aporta beneficios técnicos, económicos y medioambientales, que se aprovechan los áridos para evitar la sobreexplotación de las canteras, la supresión de vertederos y las mínimas emisiones de CO2. Para asegurar el correcto fraguado del conglomerado se debe curar la capa con un riesgo de emulsión asfáltica, por lo que es necesario prohibir la circulación de todo tipo de vehículos sobre las capas recién ejecutadas.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído