No se entenderían las fiestas de Villoruela sin su componente devocional. Este sábado los vecinos han dado su respuesta elevando plegarias y peticiones arropando en procesión al Cristo de la Esperanza y a la Virgen del Carmen. Las calles de la localidad volvieron a llenarse de sentimiento poco antes de la una de la tarde tras haber dado por concluida la misa.

Pero la jornada dejó a primera hora una chocolatada para los madrugadores o para quienes todavía no se habían ido a acostar después de una gran noche de verbena. También, y como novedad, un concurso morfológico de galgos.

Por la tarde se jugará un partido de pelota a mano y la adrenalina volvió a correr por las calles con el esperado encierro del Toro del Cajón. El broche final lo pondrá la verbena amenizada por el grupo Origen.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído