Un año más, y como cada Lunes de Aguas, los vecinos de Alaraz veneraron a su Cristo del Monte con un ritual en el que el agua fue la auténtica protagonista -y más este lunes pues las previsiones de lluvia se cumplieron-. Tras la misa, tuvo lugar la romería en la que la imagen procesionó a hombros durante cuatro kilómetros desde la ermita hasta el pueblo. Mientras la comitiva paseaba la milagrosa imagen por el puente sobre el arroyo, los quintos cruzaron de una orilla a otra, purificando su entrada en la madurez con las mágicas aguas de la localidad. 

La lluvia no fue impedimento para disfrutar de la fiesta. Las imágenes tuvieron que ser tapadas para evitar su deterioro pero el cortejo no se detuvo para rendir tributo a la imagen más querida de la localidad.

El Cristo del Monte es muy venerado por los vecinos de la localidad que, desde que fue descubierto, acuden con frecuencia hasta el arroyo surgido, según la leyenda, tras unas lluvias torrenciales que dejaron a su paso, además, la imagen a la que tradicionalmente se le tiene una enorme devoción. Los fieles acuden con la esperanza de que el agua sane sus males y cure sus impurezas espirituales. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído