IU había presentado el pasado 5 de Diciembre una batería de alegaciones a las ordenanzas. En relación al IBI, se proponía gravar las viviendas vacías, aumentar el tipo para los inmuebles de mayor valor y, finalmente, bonificaciones a la instalación de nuevos modelos energéticos. En el impuesto de vehículos, se apostaba por mejorar la progresividad existente. Por último, se hacían propuestas relacionadas con los talleres ocupacionales y el uso de los espacios de carácter cultural, según un comunicado de la propia Izquierda Unida de Ciudad Rodrigo.

Estas alegaciones fueron discutidas en la Comisión de Hacienda celebrada el martes donde el Partido Popular votó en contra de todas. Curiosamente, el PP presentó alegaciones a sus propias ordenanzas, lo cual evidencia una vez más el grado de improvisación con el que trabaja el Equipo de Gobierno.

Por su parte, el PSOE se abstuvo en la votación de la aprobación definitiva de las ordenanzas fiscales, a pesar de que en la aprobación inicial votó en contra y no realizó ninguna aportación política en materia de ordenanzas fiscales.

Queremos manifestar nuestra sorpresa por el cambio de sentido de voto del PSOE, que ha pasado de votar en contra al texto de Ordenanzas Fiscales presentado hace un mes a abstenerse en el texto de ayer, que era prácticamente idéntico dado que no se habían incluido los cambios propuestos por IU. De cualquier forma, el PSOE sabrá cuáles son sus criterios de votación, pero sin una explicación al respecto no parecen muy coherentes.

La aprobación definitiva de las ordenanzas fiscales para el ejercicio 2012 se realizó por 9 votos a favor del PP, 2 en contra de Izquierda Unida y la abstención de los 6 concejales del Partido Socialista.

Una vez más, IU ha dado contenido político a un asunto tan importante como son los impuestos, las tasas y los precios públicos municipales haciendo una oposición estrictamente constructiva y con transparencia, pues ha presentado sus alegaciones de forma que cualquiera pudo conocer la postura de la formación a este respecto. IU ha tomado la iniciativa en este sentido y ha forzado debates muy interesantes acerca de la progresividad fiscal en el Ayuntamiento o la necesidad de que los espacios públicos, salvo el Teatro Nuevo, no tengan tasas ni precios públicos por su utilización.

En el segundo punto del orden del día, IU defendió que los trabajadores municipales pasasen a formar parte de la Seguridad Social, como no podía ser de otra manera. Domingo Benito, Portavoz del Grupo Municipal señaló que “es inaceptable que las entidades públicas paguen seguros privados”. No obstante, IU se abstuvo teniendo en cuenta que varios trabajadores habían manifestado a través de los sindicatos los problemas “a corto plazo” que se le plantearían a la hora de hacer la transición a la Seguridad Social. El ejemplo claro eran personas que ya tenían cerradas consultas y otro tipo de actividades médicas en algunos casos con cierta urgencia y que se veían en peligro dado que la transición se realizará en 15 días.

IU defendió que se llegase a un acuerdo por escrito sobre esos asuntos y que se elaborase un protocolo. El Partido Popular no quiso negociar con los sindicatos y en cambio se presentó en el Pleno para decir que “quien tenga algún problema vaya a hablar con el Alcalde y el delegado de personal, para que lo podamos estudiar particularmente”. Nosotros entendíamos que no, que en algo tan importante como es la sanidad de los trabajadores, eso ha de estar bien claro antes de tomar la decisión y que la afirmación de Javier Iglesias suena a una práctica clientelar que no entendemos adecuada, y ni mucho menos en estas circunstancias. Por esta razón nos hemos abstenido.

En el momento de la votación, Javier Iglesias, con el único ánimo de confundir y manipular, pretendió reducirla a estar a favor o en contra de la Sanidad Pública, escondiendo los verdaderos matices de la decisión. Desde luego, no vamos a permitir que sea el Partido Popular el que pretenda darnos lecciones de defensa de la Sanidad Pública.

IU se presentó e intervino a través de su Portavoz con una postura nítidamente clara a favor de que los trabajadores se integrasen en la Seguridad Social, porque no consideramos adecuado que se paguen seguros privados. La abstención viene por la necesidad de llegar a acuerdos sobre la transición, acuerdos que dejen claro cómo se va a hacer para que los trabajadores que tienen cuestiones médicas pendientes las puedan llevar a cabo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído