A finales del mes de noviembre fue aprobado el presupuesto municipal para el ejercicio de 2014. Un presupuesto que asciende en su totalidad a los 12,8 millones de euros y con una cuantía para el capítulo de inversiones (42% más que el ejercicio anterior) que llega a los 584.542 euros. Las grandes inversiones se centran en infraestructura pero también en solucionar los problemas de la ciudad.
 
En base a esto último, y con ayuda de los planes de sequía de la Diputación Provincial de Salamanca, según fuentes municipales, se contará con una subvención del Plan de Sequía para solventar los problemas de abastecimiento de agua. Más en concreto, los que sufren los vecinos del barrio de Palomares y de la pedanía de Valdesangil. Obras que asegurarán el suministro de agua, también, en los meses de verano por actuaciones en las canalizaciones y depósitos.
 
Estas obras, que todavía no tienen una fecha fija para su comienzo, supondrán un coste de unos 100.000 euros aproximadamente. Además, se complementarán con otras ejecuciones en Béjar de menor calado que, según dicen desde el Ayuntamiento, “van a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído