La reapertura de las minas de wolframio en Barruecopardo sigue dando pasos adelante. Los estudios de Saloro, empresa encargada de la implantación de la mina en la zona, comenzaron en 2004. Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando se ha dotado al proyecto de un mayor empuje a través de estudios sobre la generación de empleo o solicitud para la concesión y aprovechamiento de aguas. Aún no hay una fecha concreta sobre el inicio de la extracción minera, que se prevé para nueve años, en los que se extraerá el 40% del material. Hasta la fecha, la empresa encargada de la futura gestión y explotación minera en el municipio salmantino de Barruecopardo ha invertido un total de 7 millones de euros de fondos propios y está previsto que se inviertan 50 millones de euros en la primera fase y otros 200 millones de euros en los nueve años que dura el proyecto.

Además, la empresa ha mantenido contactos ya con la Junta de Castilla y León para dar a conocer el proyecto. El director general de Saloro, Stephen Nicol, se ha reunido hoy con el consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, la viceconsejera, Begoña Hernández, y el director general de Energía y Minas, Ricardo González, en la sede de la consejería de la Junta de Castilla y León en Valladolid. Esta reunión se suma a la ronda de encuentros que el director general de Saloro está manteniendo con las autoridades tanto de ámbito local –Javier Galán, subdelegado del Gobierno, Bienvenido Mena, delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Javier Iglesias, presidente de la Diputación de Salamanca o Daniel Hernández Ruipérez, rector de la USAL-, como regional con el fin de presentarles con detalle el proyecto de explotación del yacimiento de wolframio que se encuentra en el término municipal de Barruecopardo, cuyo alcalde, Jesús María Ortiz, también estuvo presente en el encuentro.

El ejecutivo de Saloro destaca su interés por seguir estando en contacto con los representantes de las instituciones y organismos provinciales y regionales con el fin de mantener unos lazos estrechos de comunicación y colaboración. El consejero de Economía y Empleo ha mostrado su interés por conocer el proyecto y el número de puestos de trabajo que la empresa generará una vez que la explotación minera esté en funcionamiento. Asimismo, Nicol detalló minuciosamente las características técnicas, económicas y medioambientales del proyecto, al tiempo que se puso a disposición del consejero de Economía y Empleo para proporcionarle cualquier información adicional que considere necesaria ahora y en el futuro.

 

Sobre el proyecto de wolframio en Barruecopardo

 

La mina de wolframio del municipio salmantino de Barruecopardo comenzó a operar a principios de 1900 y se mantuvo activa hasta 1982, año en el que frenó su actividad y cerró.  Durante este periodo, la mina fue una de las más importantes fuentes de producción de wolframio a nivel europeo; gran parte del mineral era utilizado como materia prima esencial para la industria europea.
Saloro ha liderado un amplio proceso de investigación y estudios de campo en la zona durante los últimos siete años. Como resultado, la compañía ha demostrado la viabilidad y fortaleza técnica y económica de su proyecto minero en Barruecopardo.

 

Una vez obtenidos los permisos necesarios, Saloro invertirá casi 50 millones de euros en la puesta en marcha del proyecto y desembolsará unos 200 millones de euros en gastos durante la fase operativa (primeros nueve años) en su mayoría gastos de personal y suministro de servicios locales. Con el proyecto se crearán 110 puestos de trabajo directos y en torno a 150 – 200 puestos de trabajo indirectos.

 

Una vez puesto en marcha, el proyecto estará en disposición de producir entre el 10 y el 12% del  wolframio mundial, no procedente de China –lider mundial de producción de este mineral, con el 85% de la cuota de mercado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído