La implantación progresiva de la receta electrónica inicia este miércoles su andadura en la provincia de Salamanca. Las primeras pruebas de dispensación con este nuevo sistema arrancarán en las localidades de Cantalapiedra, Palaciosrrubios, Poveda de las Cintas, Tarazona de la Guareña y Villaflores. Está previsto que las 5 farmacias de este área gestionen desde mañana las primeras e-recetas, tal y como está ocurriendo en otras provincias de la Comunidad.  

Si el sistema de receta electrónica opera sin dificultades técnicas, el resto de farmacias de la provincia irán incorporándose progresivamente y, si esta extensión paulatina ofrece un resultado satisfactorio, el objetivo es que la nueva forma de dispensación farmacéutica esté disponible en toda la provincia de Salamanca a lo largo de 2016.   

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Salamanca recuerda que la implantación de la receta electrónica ?es un gran avance para la Sanidad de Castilla y León, no sólo para los profesionales implicados sino sobre todo para los pacientes, especialmente para los crónicos, que son los que más frecuentan los centros de salud y las farmacias de la región?.  

Desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Salamanca destacan además la posibilidad que tendrán a partir de ahora los farmacéuticos de disponer de un mayor contacto con el paciente, gracias a la desburocratización del proceso de dispensación. También será beneficioso para facultativos y personal de enfermería, que podrán optimizar su trabajo.      

Con la implantación de la receta electrónica, el paciente reduce sus visitas al centro de salud. En el caso de los pacientes crónicos, el facultativo podrá realizar una prescripción a largo plazo de los medicamentos que toma habitualmente ese paciente (una prescripción para un trimestre o un semestre hasta un máximo de un año). De este modo, el paciente ya no tendrá que acudir con tanta frecuencia al centro de salud a renovar sus recetas, sino que irá directamente a su farmacia cuando necesite la medicación.   

A partir de ahora, los pacientes podrán beneficiarse de un mejor seguimiento de su tratamiento farmacológico, mejorando su adherencia a los tratamientos, ya que se habilitarán nuevos mecanismos que permitan el intercambio de información sanitaria entre los profesionales del sistema público y las farmacias. De este modo, se  podrá ofrecer un servicio de mayor calidad en el control de la efectividad de los tratamientos, en la seguridad del uso de los medicamentos y a la hora de detectar las interacciones que puedan producirse. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído