“Recibid nuestra bienvenida a este convento bueno; de San Leonardo ayer, hoy de San Jerónimo. Recibid nuestra bienvenida a este pequeño enjambre de piedra, madera y, más tarde, acero. Pero una bienvenida también a una gran montaña de preguntas que atrapan, de seductores recuerdos perdidos, a la amalgama de personajes que van y vienen, de vidas que se entrecruzan desafiando espacios y tiempos, presencias y ausencias”. 

Así abren las puertas de su casa los Padres Reparadores de Alba de Tormes a aquellos que deciden visitar el Museo Arqueológico Padre Belda utilizando las audioguías recientemente instaladas que, a lo largo de más de una hora de duración, permiten conocer en profundidad cada detalle del recorrido.

Locutadas por la empresa salmantina Salaseis, de la que forman parte conocidas voces del periodismo local, las audioguías ponen el broche a la remodelación del espacio museístico completado con la puesta en marcha de una renovada página web en la que el futuro visitante puede informarse previamente sobre el espacio, sus horarios o las tarifas, entre otros aspectos. Esos detalles, y en varios idiomas, también los encuentra en los dípticos explicativos editados por los sacerdotes.

Revivir la historia

Quienes decidan cruzar el umbral del monasterio de San Jerónimo tras pagar una entrada de dos euros -la mitad en el caso de jubilados, estudiantes, grupos o niños de entre 6 y 12 años- tendrán la oportunidad de revivir, casi susurrado al oído y con una gran riqueza de efectos de sonido, el pasado desde que entra al claustro y accede al céntrico pozo. Podrán conocer, además, la relación entre el monasterio con los orígenes de la Casa de Alba, con los Reyes Católicos e, incluso, con el presunto autor del Lazarillo de Tormes. 

El paseo también le permitirá familiarizarse, advierten los sacerdotes en su nueva página web, con importantes teólogos de la altura de los dominicos Carranza y Cano, con obispos como Fray Francisco de San Andrés, santos como Santa Teresa o con militares y estadistas como el III Duque de Alba; pero, sobre todo, con la hipótesis de que Cristóbal Colón no solo pudo haber estado sino que su figura surgió de entre los muros del monasterio.

Esos son algunos de los muchos misterios que encierra un edificio religioso que atesora más de cinco siglos de historia y una espectacular colección de fósiles, minerales y objetos arqueológicos y etnográficos que el fundador, Ignacio María Belda, fue recogiendo a lo largo de diversas campañas arqueológicas por todo el mundo.

Como también se recuerda en las propias audioguías, que convierten al Padre Belda en el museo albense pionero en disponer de este recurso, el actual emplazamiento museístico es fruto de la rehabilitación del conjunto histórico que los Padres Reparadores llevaron adelante en 2008 “como merecido homenaje al Padre Belda, y como mejor manera de perpetuar su legado pedagógico”. La figura y el legado del sacerdote, educador, arqueólogo y artista es el principal pretexto para acercarse a una de las propuestas expositivas más originales y ambiciosas de toda la provincia.

Museo en el convento de San Jerónimo

Fundado en 1982, el museo se localiza en el Convento de San Jerónimo (anteriormente San Leonardo), otro detalle que da a conocer la audioguía. Se trata, explican los sacerdotes en su web, de un “imponente” conjunto de los siglos XV-XVI compuesto por el propio convento con dos claustros, la iglesia y diversas dependencias auxiliares. El mismo fue rehabilitado, tras siglos de abandono, por la orden de los Padre Reparadores-Dehonianos, con el Padre Belda al frente que dirigió personalmente los trabajos a partir de 1960.

Inicialmente, el espacio se denominó ‘Museo Didáctico de Prehistoria Padre Belda’, lo que revela el sentido de este centro, orientado en origen a complementar la pedagogía escolar del Seminario Menor de San Jerónimo. Tras el fallecimiento de promotor y alma mater del museo, y aprovechando la oportunidad que diversas instituciones ofrecieron a los Padres Reparadorespara confinanciar la consolidación y rehabilitación como nueva sede del museo de la iglesia conventual, en ruinas desde mediados del siglo XIX, el Museo del Padre Belda entró en su nueva etapa.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído