El resurgir de Las Arribes por los raíles del Camino de Hierro

El primer año de vida de la impactante ruta senderista de la Diputación de Salamanca lo ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de Salamanca

El Camino de Hierro
El Camino de Hierro

Traviesa a traviesa, volando sobre puentes de vistas infinitas y cruzando túneles, el Camino de Hierro se ha convertido en su primer año de vida en uno de los recursos turísticos más importantes de la provincia de Salamanca. Los últimos 17 kilómetros de la vía férrea que unía Fuentes de San Esteban con Portugal se han convertido en un atractivo para los amantes de las rutas senderistas. A la riqueza natural de Las Arribes se ha sumado la posibilidad de disfrutar del parque natural desde un nuevo punto de vista.

Más de 27.000 personas ya han recorrido la antigua vía férrea reconvertida en ruta senderista. Desde la estación del ferrocarril de la Fregeneda hasta el muelle de Vega Terrón el viajero descubre una ruta épica en un proyecto turístico único en todo el territorio nacional. El ferrocarril, que se construyó a finales del siglo XIX ya tuvo que sortear todo tipo de dificultades orográficas para convertirse en una realidad y ahora los visitantes disfrutan de una ruta que atraviesa riscos y pasa por debajo de la piedra y que en estos últimos 17 kilómetros es especialmente bella. Tanto que en el año 2000 se declaró Bien de Interés Cultural, lo que permitió que este proyecto empezara a andar.  Lo que un día fue un recurso vital para el comercio y el desarrollo de una comarca se ha aprovechado para que se convierta en el motor de una comarca que mira al turismo con la esperanza de futuro, de asentamiento de población y, de nuevo, de desarrollo económico.

Camino de Hierro.
Camino de Hierro.

El viaje por el Camino de Hierro comienza en la estación de la Fregeneda. Allí el viajero recibe instrucciones y el material necesario (lámparas para atravesar los túneles) y poder disfrutar al cien por cien de una de las obras de ingeniería más ambiciosas de la provincia de Salamanca. Y es que los ingenieros que la diseñaron tuvieron que buscar soluciones técnicas únicas para lograr unir los desniveles de terreno, de casi 400 metros en algunos puntos y que termina a tan solo 120 metros de altitud en Vega Terrón.

Nada más empezar a caminar los senderistas encuentran el túnel más largo de toda la ruta. En total son 20 en el recorrido, pero el primero tiene 1,5 kilómetros de longitud. Sin duda el más famoso es el número 3, donde se ubica una colonia de murciélagos. En ellos el viajero descubre los restos en las paredes de los golpes de martillo y pica necesarios para su construcción, así como las marcas que dejaron las explosiones de la dinamita empleada. Túneles cargados de silencio y oscuridad en pleno contraste con las vistas infinitas del exterior.

Camino de Hierro ICAL
Camino de Hierro ICAL

No menos envidiables que los túneles excavados en la dura roca son los puentes. Para salvar la escarpada orografía del terreno tuvieron que construir viaductos de hierro. En concreto son 10 puentes de grandes dimensiones que ofrecen asombrosas panorámicas de los cortados arribeños, con caídas de hasta 50 metros.

Uno de los más llamativos es el denominado “Los Poyos”, que esta atribuido a la escuela de Eiffel y cuya estructura recuerda a la famosa torre parisina. También el de “Poyo Valiente”, que está construido sobre una curva y que en la época fue el más largo de estas características. Por último, la ruta cuenta en su final con un puente internacional sobre el Águeda que actúa como punto fronterizo y es donde España y Portugal se unen.

Camino de Hierro ICAL
Camino de Hierro ICAL

Además de disfrutar de la riqueza de la ruta, su apertura ha permitido disfrutar de nuevas vistas de Las Arribes y se ha convertido en un gran mirador sobre los cañones creados por el río en Las Arribes. Esto también permite disfrutar de la fauna de la zona. Alimoches, buitres leonados o águilas reales ofrecen otro espectáculo en el aire que disfrutan los amantes de la ornitología.

Cómo reservar, horarios y condiciones

Para disfrutar de la ruta es necesario reservar entrada ya que solo se permite el acceso a 300 personas cada día. La reserva se puede realizar en caminodehierro.es. La salida se realiza desde la estación de ferrocarril de La Fregeneda. Hasta el 14 de octubre la entrada se realiza de 7:30 a 8:30 horas y la ruta ha de finalizar antes de las 15.00 horas. Para regresar al punto de origen la organización tiene a disposición de los senderistas vehículos que les llevan de nuevo hasta la Fregeneda al terminar la ruta.

El Camino de Hierro está cerrado todos los lunes por mantenimiento excepto los festivos que se trasladará el cierre al martes.

Las tarifas para acceder son 5 euros para la entrada general, 4 euros para la reducida que es para menores de 17 años, estudiantes cursando estudios reglados, jubilados, familias numerosas y grupos de 25 a 50 personas que adquieran simultáneamente las entradas. También hay una tarifa especial de 2,5 euros para vecinos empadronados en La Fregeneda e Hinojosa de Duero.

Camino de hierro
Camino de hierro

Recomendaciones: Lleve agua abundante, calzado de trekking preferiblemente de caña alta, protección solar y algo de comida. Tenga en cuenta las altas temperaturas en los meses calurosos. Las traviesas mojadas pueden resbalar. Tenga precaución durante todo el recorrido, sobre todo en los puentes y túneles. Para observar es mejor que se detenga. Está en un Parque Natural; respete el entorno y evite hacer ruidos molestos. Hay lugares para dejar la basura, no deje desperdicios en el recorrido. Su seguridad depende de su comportamiento, sea prudente. Conserve la entrada

Prohibiciones:  Encender fuego en cualquier punto del recorrido. Hacer fotografías y ruidos molestos dentro del túnel número 3. Salirse del itinerario.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído