Tiene la noche de San Juan un carácter mágico, sobrenatural, con rancio sabor a épocas remotas que, a lo largo de los tiempos, ha originado una multiplicidad de ritos –relacionados principalmente con el agua, el sol y el fuego–. Llega el solsticio de verano. La noche en que los pueblos se disponen a rendir culto a la divinidad solar, representado por el fuego. Es el homenaje oculto de una fiesta pagana que se remonta a miles de años atrás, cuando los hombres primitivos, adoradores de la naturaleza, se inclinaban ante el incomprensible para ellos poder del astro solar, que es fuente de vida.

Posteriormente, la Iglesia intenta su cristianización y pone tan señalada fecha del calendario bajo los auspicios de San Juan Bautista, que no es un personaje cualquiera, sino uno fundamental en la historia cristiana. Pero el 24 de junio es la noche en que arden las hogueras purificadoras, cuando la magia y los encantamientos se suceden en un pueblo y otro, acompañados de multitud de tradiciones de índole salutífera y variadas supersticiones que pueblan la vida cotidiana de los hombres y que recuerdan como historias de antaño los mayores. En la provincia de Salamanca, la tradición llega desde los celtas, de aquellas tribus que poblaron estas tierras y adoraban al sol.

 
Cabeza de Framontanos, anexo a Villarino de los Aires, como algunos otros tales como Zafrón, otra pedanía de Ledesma, aún guardan en su rincón de la historia y el recuerdo la celebración de hogueras la noche de San Juan. Aunque todo el ritual festivo recula empujado por los nuevos tiempos y las nuevas costumbres, no está de más recordar aquellas noches del solsticio de verano, esa fecha, 24 de junio, en que arden las hogueras.

Porque el año, con sus estaciones marcadas por el sol y la luna, sirve para establecer un orden natural de las cosas. Es el inicio de una etapa de alegría que fija el comienzo de los meses estivales, de honga significación, de indudable simbolismo y de unión, pero también de transformación, como indica Juan Francisco Blanco. Es la noche que abre la puerta a la recolección y a la vida.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído