Gobierna uno de los municipios más emblemáticos de Salamanca. Solo Villamayor tiene el privilegio de haber vestido una de las ciudades más admiradas pero, más allá de ese orgullo, esta localidad, uno de las más pobladas de Salamanca, se enfrenta a los retos de todas las poblaciones del alfoz donde el número de residentes supera al de empadronados pero todos reclaman servicios de calidad. Ángel Peralvo hace para SALAMANCA24HORAS un profundo balance de estos cuatro años como alcalde

-¿Gobernar su pueblo era lo que se esperaba?
Es una buen a pregunta para alguien ajeno completamente a la política. En parte sí era lo esperado y en parte no. Cuando vienes de un mundo ajeno hay cosas que te pillan en fuera de juego. El resto de cosas no tanto porque el trabajo de la Administración, que yo ya conocía por mi actividad profesional, no deja de ser algo reglado así que muchas cosas me parecían normales. Es cierto que en ciertos aspectos cuesta hacerse con los procedimientos, sobre todo por los tiempos, que son mucho más lentos. Es verdad que nos tocó ponernos al hilo de asuntos como la regulación presupuestaria, la contabilidad?  pero en general nos adaptamos bien.

-¿Qué balance hace de estos cuatro años?
Sin ser vanidoso lo considero positivo máxime cuando hemos atravesado momentos complicados a nivel económico. Todas las administraciones se han visto damnificadas por la crisis, nosotros no hemos sido menos. Sin embargo, en este tiempo hemos logrado sacar adelante cuestiones planteadas en el programa y asuntos, incluso, a mayores. Proponíamos estar al día en los pagos, llevar los presupuestos al día, desbloquear determinadas infraestructuras? y todo eso está más que conseguido. Además, ahora se ponen en marcha determinados asuntos como la conexión con Salamanca presentada hace poco, que va a suponer otro espaldarazo para el municipio. 
Críticas también puede haber porque no somos perfectos y seguramente se podrían haber hecho ciertas cosas mejor pero el balance es satisfactorio.

-Consolidar una buena estructura en el Ayuntamiento, mejor funcionamiento de la administración, actuar sobre el empleo, reorganizar el Plan General de Ordenación Urbana? ¿Le ha dado tiempo a cumplir todo lo prometido en el programa electoral?
No del todo porque nos han limitado algunas complicaciones ajenas ante las que no puedes hacer nada. Si hubiéramos aprobado el Plan General de Ordenación Urbana con más celeridad se podrían haber hecho más cosas puesto que Villamayor es muy interesante para determinadas acciones y se podría haber dispuesto, por ejemplo, de más suelo industrial. El Plan General se demoró. Hace un año la Junta de Castilla y León estimó que nuestro Plan, por las características del municipio, no debía aprobarlo la Comisión Territorial de Urbanismo sino que tenía que ir al Consejo Consultivo. Eso propició una demora de un año, que es mucho tiempo.
A nivel de empleo, con el Plan aprobado y la disponibilidad de suelo industrial también podríamos haber actuado. Estamos muy coartados por eso porque, aunque suene duro decirlo, el presupuesto municipal es muy limitados y necesita de inyecciones económicas ajenas a los propios tributos o al IBI para poder surtir a otras partidas pues todo lo demás se agota. Aquí tenemos que darle muchas vueltas al dinero para poder hacer muchas cosas.


-Al iniciar la legislatura denunció ?importantes irregularidades? en la anterior gestión económica, ¿se han podido subsanar?
Sí, hemos solventado esos problemas y quede claro que no se hablaba de desfalco. Había 340.000 euros de facturas impagadas y, además, entré al Ayuntamiento con un presupuesto prorrogado. En Villamayor no se había efectuado un precio público. Quedaban infinidad de detalles por ajustar y hay algunos que todavía se irán solventando con el tiempo.
Te pongo el ejemplo de la Escuela de Música, que tenia 180.000 euros de dotación, una barbaridad. Villamayor no se puede permitir ese lujo. Había cuestiones que no estaban al día. Hemos racionalizado los gastos asignando a determinados servicios cuantías asumibles.
En agua llevábamos atrasos de cobranza de recibos de dos años y medio. Han criticado la carga fiscal a los vecinos pero había que ponerse al día. Ahora, al menos, ya se está al corriente.


-¿Cómo está hoy por hoy la deuda? 
Es un asunto solventado. En los presupuestos de este año hemos ido a un reconocimiento extrajudicial y ya está liquidado, se asume. Intentamos tener los pagos al día y cumplir la ley. Hay cosas que a lo mejor van más lentas y, por lo tanto, se deben corregir pero se corrigen cuando se analizan, no antes. Se necesita tiempo para evaluar de verdad dónde están los gastos.


-¿Arreglar ciertos problemas ha ralentizado otros planes?
En lo relativo al Plan General desde luego que sí pero en lo económico no. Asumimos que se debía pagar lo que se debía. Yo tenía muy claro que lo primero que había que hacer era eso. Tenía claro que no quería reducir líneas de transporte. Tenía y tengo muy claro hacia dónde quiero ir y lo que ahora hago es aprovechar mucho más al personal encargado de ejecutar las obras. 


-Decía hace años que desde que Villamayor comenzó a ser ciudad dormitorio de Salamanca se ha avanzado al ralentí y a los políticos hay que pedirles más, que vayan por delante de las demandas, ¿le ha dejado la crisis cumplir ese objetivo?
Claro. Nosotros vamos por encima de las demandas, es deformación profesional. Cuando diseñas un planteamiento no es solo para un año sino que hay que pensar en el futuro. Al Consejo Consultivo se lo expuse: Villamayor puede ser lo que nosotros queramos y habrá que poner las pautas en el desarrollo urbanístico pero no pensando a un año vista, hay que mirar a largo plazo. Hoy por hoy, para que se desarrolle Villamayor hay que tener determinadas vías de comunicación y llevar a la gente a Salamanca de determinada manera. Por ejemplo hay que revisar el transporte urbano al  haber crecido determinados municipios tanto al norte como al sur.  Hay que plantearse los servicios que ha de tener el ciudadano para que sean adecuados. Creo en otro tipo de organización y no que haya que establecer diferencias entre norte y sur. Por supuesto que hay que avanzar e ir por delante en planificación. Si pienso en las necesidades dehoy, no dispondría de ciertos recursos que sí quiero porque he de pensar en los próximos años.


-¿Ha crecido en estos cuatro años el vínculo entre la Universidad y Villamayor al ritmo que se esperaba?
Si sabes como está el desarrollo del Parque Científico, sabrás que la Fundación Parque Científico va saliendo de su apuro. Cada vez son más empresas las que se interesan por entrar. Ha avanzado pero no ha sido un avance exponencial. Ahora empieza a haber más movimiento. Se ha movido, sí, quizá no todo lo esperado aunque no es algo que dependa de la Universidad ni del Ayuntamiento. Eso sí, avanza bien.


-¿Se ha trabajado la piedra lo suficiente como atractivo turístico en este tiempo?
La piedra necesita que se mueva el sector y las administraciones no están para hacer el trabajo de las empresas. Nosotros consideramos que la piedra no puede hablar siempre de lo mismo porque es muchas cosas; es cultura y también comercio y para eso los canteros han de empujar y hacer sus propuestas. Nosotros como municipio, hemos de ponerles lo que esté en nuestra mano, principalmente promoción, que sigue creciendo ahora con la ruta de las sendas del Tormes y del Cañedo. Hemos trabajado en ese sentido y ahora ya se cumplen 15 años de la Feria y es cierto que le hemos pegado un vuelco a esa cita dándole carácter provincial, abriéndola a otros sectores vinculados a la extracción. Queremos que sea un detonante para que la piedra piense en el futuro. A lo canteros también les hemos planteado que debemos estar presentes en otro tipo de Ferias. Los canteros son los verdaderos artífices de la expansión de la piedra aunque también hay que entender que son tiempos complicados para ellos. 


-Empezó la legislatura gobernando sobre un término municipal y la termina con un territorio mayor gracias a la anexión de Mozodiel de Sanchíñigo. ¿Son el espejo para otros municipios en lo relativo a la reordenación del territorio?
La clave de esa situación es que debes darle respuesta a cuestiones pendientes que no tiene sentido no resolver. Si ya de manera racional la gente de Mozodiel hace uso al 80 % de Villamayor para los servicios qué sentido tiene que sea una entidad local menor de un municipio que le queda a una distancia cercana. Están mejor comunicados con nosotros que con Castellanos de Villiquera, están ligados a Villamayor. Su Centro de Salud esta aquí, también el apartado de correos, los alumnos? No sé si lo gestionaremos mejor o peor que Castellanos de Villiquera, pero las administraciones debemos dar respuesta. Tanto Santiago (el alcalde de Castellanos) como Miguel (el regidor de Mozodiel) y yo somos gente normal que ha charlado y ha buscado soluciones.


-¿Le duele que se haya hablado últimamente más de Villamayor por los problemas judiciales de la anterior alcaldesa?  
Ese tema la verdad es que jamás lo he tocado. No esta bien que se hable de Villamayor por una cuestión así pero he de reconocer que no me genera ningún problema. Lo que pienso es que el asunto se ha tardado mucho en solventar y eso no es bueno para nadie. Por lo que me toca, siempre me he querido mantener al margen.


-En breve se van a conocer los candidatos populares a los diferentes Ayuntamientos, ¿si el partido se lo propone, que hará?
Si hay confianza y me refrendan, lo valoraré en familia igual que hice hace cuatro años y adoptaré una decisión.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído