En estos momentos los trabajadores acumulan el impago de 4 nóminas y nuevamente se les ha mentido, ya que la empresa  ofreció unos pagarés que tenían fecha de efecto el día 2 de abril para saldar esta deuda. Se ha podido comprobar en el propio banco emisor de dichos pagarés que no tienen fondos, causando unos perjuicios económicos mayores a los trabajadores ya que la gestión de estos pagarés ocasiona unos gastos, por no hablar de quien haya negociado el anticipo de los mismos. Por este motivo, los trabajadores se sienten “estafados e indefensos”.

Los trabajadores no entienden por qué se les está “maltratando de este modo, infundiendo reiteradamente esperanzas de cobro para comprobar una y otra vez que no se cumplen. Es un maltrato psicológico incomprensible”, y más cuando ellos cumplen con su obligación de trabajadores.

Más de 70 familias impagadas, sin esperanza de cobro y en una “situación límite. Engañadas y estafadas por el socio mayoritario, Juan Manuel Hernández Hernández, empresario del cual a día de hoy ni la dirección ni los trabajadores “tienen noticia alguna”.

 Pero esta situación es aún más incomprensible cuando el año pasado, esta empresa de software “estaba atravesando uno de sus mejores momentos, con trabajo, contratos con grandes empresas, fondos públicos en subvenciones y muy buenas perspectivas, de hecho nos íbamos a trasladar al Parque Tecnológico de la Usal en Villamayor”, aseguran desde el Comité de Empresa.

 En cuanto a los directivos, informan los trabajadores, “no entendemos su postura, cuando tenemos muchos, uno por cada seis empleados, estén desaparecidos y su única respuesta es que se desentienden de sus obligaciones cuando ahora más que nunca deberían luchar por esta empresa al igual que están haciendo profesionalmente los trabajadores”. Tal es así, que los trabajadores han presentado un plan de ahorro, de futuro y de viabilidad, pero “no hemos tenido respuesta alguna”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído