Vecinos de la calle San Pelayo, de Ciudad Rodrigo, critican al Ayuntamiento al considerar que desprecia en esa vía el Reglamento General de Circulación en el que se establece que ?se consideran paradas o estacionamientos en lugares peligrosos o que obstaculizan gravemente la circulación los que constituyan un riesgo u obstáculo a la circulación en el supuesto de que la distancia entre el vehículo y el borde opuesto de la calzada o una marca longitudinal sobre ella que indique prohibición de atravesarla sea inferior a tres metros o, en cualquier caso, cuando no permita el paso de otros vehículos?.

El colectivo vecinal aclara que en la calle San Pelayo esa distancia es de 2,70 metros e, incluso, inferior en algunos tramos. Sin embargo, advierten, el Ayuntamiento ?lejos de prohibir el aparcamiento y cumplir con ello ambas legislaciones, lo que hace es obligar a aparcar cada seis meses a un lado de la calle y regular el aparcamiento a través de un régimen caótico de franjas amarillas (que nadie respeta) que pinta y borra a su antojo aumentando aún más la confusión?.

De esta forma, el Consistorio, denuncian, obliga a los propietarios de garajes de ambos lados de la calle a pagar las tasas por vados ?saltándose a la torera las leyes vigentes con un único y claro afán recaudatorio?.

Peligros 

Así las cosas, en la calle San Pelayo ?se producen problemas a la hora de circular por la calle dado lo estrecho de la misma y situaciones de inseguridad para los viandantes ya que a la estrechez de la calzada se suma el que las aceras tienen menos de un metro de ancho, lo que provoca que cualquier traspiés te arroje directamente a la calzada?. Además, prosigue la denuncia vecinal, también se dan situaciones ?de grave peligro? ante emergencias como un incendio o deflagración ?ya que por la calle no podrían entrar vehículos de emergencias? y se dan dificultades a la hora de entrar o salir de los garajes ?pues los vehículos no tienen ángulo de giro y no se respetan las franjas amarillas que delimitan el aparcamiento ilegal?.
 
En la calle San Marcial, de características muy similares y situada a escasos 300 metros de la calle San Pelayo, explican, sí se cumple con la normativa y está totalmente prohibido el estacionamiento. 

Los vecinos aseguran que han pedido en diversas ocasiones al Ayuntamiento que corrija su actitud infractora y que dé cumplimiento a la normativa vigente. Sin embargo, denuncian, no se les ha dado respuesta ?mientras se continúa incumpliendo la ley con un claro afán recaudatorio, poniendo en peligro la integridad física tanto de vecinos, viandantes y conductores?.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído