Una larga cola de padres y abuelos acompañados por niños ansiosos llamaba la atención durante la tarde de este miércoles en la Plaza del Ayuntamiento de Carbajosa de la Sagrada. A pleno sol, aunque beneficiados por la brisa que hoy dejó en Salamanca temperaturas más suaves, avanzaban poco a poco hacia el objetivo final: un original paseo en burro ante el que los pequeños estaban revolucionados. Los más impacientes calmaban los nervios acariciando a los dos ejemplares que, a modo de reclamo, descansaban junto a los aperos de labranza que servían para ambientar esta peculiar actividad festiva de excepcional aceptación.

A pocos metros, el bullicio solo podía deberse a un motivo. Acababan de abrir sus puertas las casetas de la Feria de Día y de Noche y los carbajoseños no se hicieron esperar. Terrazas a rebosar y barras echando humo en un incesante desfilar de pinchos y consumiciones junto a puestos ambulantes en los que conspiraban corrillos de preadolescentes. De repente un grito: “Buenas noches, Carbajosa”. Con el sol todavía en el cielo, El Duende Eléctrico llamaba de esa forma la atención del respetable, principalmente niños sentados como si fueran a ver una obra de teatro escoltados por unos padres, de pie, que quizá no sospechaban que ante ellos acaba de subirse a su bicicleta-batería un peculiar artista vallisoletano políticamente incorrecto. Tras ‘escupir’ la primera lluvia de chispas y palabras y colocarse su sombrero de bufón, el público comenzó a entonarse.

No lejos de allí, en las piscinas resonaba a lo lejos la guitarra rasgada del ácido humorista mientras los jóvenes del municipio se ponían de acuerdo para coronar a los más guapos de la localidad y disfrutaban de una fiesta, novedad en el programa festivo de San Roque, que bien podría pasar por un guateque hawaiano. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído