Los niños del colegio y la guardería de Barruecopardo disfrutaron este viernes de una jornada inolvidable. Por la plaza del pueblo se vieron tractores diminutos, ovejas con dos piernas, galinas parlantes y enormes balas de paja que no paraban quietas.

Los alumnos decidieron este año dedicar el carnaval al campo y para ello recrearon con muchísima habilidad -y cierta ayuda de padres y madres- a todos los protagonistas de una granja. Lo hicieron al detalle y se lo pasaron un año más en grande.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído