Disfraces estrafalarios e inventos estrambóticos, prodigios de imaginación que, un año más, disfrutaron, entre carcajadas, los habitantes de Cipérez y forasteros que admiraron el inagotable ingenio de los peñistas del pueblo. 

Nadie se extrañó al cruzarse con un señor vestido de hippie, una peña transformada en El Equipo A o el cantante de los Kiss con la cara pintada de blanco y negro. Todo vale para provocar la admiración y la risa. También para construir unas carrozas que suponen un extraordinario ejercicio de imaginación y tras las que hay muchísimo trabajo. Bien lo saben en el pueblo, que supieron admirarlo rompiendo en aplausos al paso de cada vehículo.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído