Unicaja Banco estima un crecimiento económico para Salamanca de un 5%

La actividad económica en las provincias de Castilla y León podría crecer en 2021

0 Comentarios

 Fachada de la sede de Unicaja Banco en Málaga
Fachada de la sede de Unicaja Banco en Málaga

Unicaja Banco ha publicado el número 6 de su informe trimestral ‘Situación económica y perspectivas de las provincias de Castilla y León’, elaborado por Analistas Económicos de Andalucía. Según se recoge en el informe, las estimaciones realizadas apuntan a un crecimiento de la actividad económica de todas las provincias castellano-leonesas para 2021.

Atendiendo a dichas estimaciones realizadas por la sociedad de estudios del Grupo Unicaja Banco, en el escenario base, todas las provincias registrarán un crecimiento de la actividad económica superior al 4,5%, con tasas comprendidas entre el 4,5%, en la provincia de Palencia y el 6,2%, en las de Soria y Zamora. En un escenario menos favorable, el crecimiento se situaría por debajo del 4,6% en todas las provincias.

El informe se estructura en dos apartados: en el primero se describe el contexto económico internacional y nacional, y se recogen los principales rasgos del comportamiento reciente de la economía regional; y en el segundo se realiza una comparativa de los principales indicadores a escala provincial. Este apartado incorpora las estimaciones de Analistas Económicos de Andalucía sobre la evolución de la actividad económica para 2021.

Análisis provincial: evolución reciente de los principales indicadores económicos

Según estimaciones de Analistas Económicos de Andalucía, en el primer trimestre de 2021 la actividad económica habría registrado un descenso generalizado en las provincias de Castilla y León. El retroceso de la actividad habría sido superior al promedio regional (-1,1%) en las provincias de Palencia (-1,8%), Burgos (-1,5%), Valladolid (-1,5%) y Ávila (-1,3%), si bien estas tasas no serían estrictamente comparables, mientras que en el resto de provincias el descenso es inferior al 1%.

En lo que respecta al mercado de trabajo, según la Encuesta de Población Activa (EPA), en el primer trimestre de 2021 el número de ocupados en Castilla y León disminuyó en términos intertrimestrales un 2,2%. Descendiendo a escala provincial, la disminución del empleo ha sido generalizada, a excepción de Burgos (0,1%), registrándose las caídas más intensas en Segovia y Ávila (-6,0% y -5,6%, respectivamente). Hay que recordar que las cifras de empleo incluyen a los trabajadores afectados por ERTE.

En términos interanuales, la población ocupada ha disminuido en 29.200 personas en Castilla y León, lo que supone un descenso del 3,0% (-2,4% en España). Por provincias, solo en Palencia ha crecido el empleo (0,5%), registrándose los mayores descensos en términos absolutos en Valladolid (11.500 ocupados menos), Salamanca (-4.900) y León (-4.500).

Respecto a los datos de afiliación a la Seguridad Social, el número de trabajadores en Castilla y León se situó en mayo en 910.989 personas, aumentando en 7.536 afiliados con respecto al mes anterior (0,8%). Por provincias, el crecimiento con respecto al mes anterior ha sido generalizado. Con relación al mismo mes del ejercicio anterior (ya afectado por la pandemia), se ha registrado para el conjunto de la región un crecimiento del 3,0% (3,8% en España), aumentando la afiliación en todas las provincias, con incrementos superiores a la media regional en Zamora, Soria, Segovia y León.

 Para el conjunto del ejercicio 2021, las estimaciones de la sociedad de estudios del Grupo Unicaja Banco apuntan a un crecimiento de la actividad económica en todas las provincias. En el escenario base, el crecimiento provincial se situaría entre el 4,5%, de la provincia de Palencia, y el 6,2%, de las provincias de Soria y Zamora, siendo también superior al promedio regional (5,4%) en León (5,9%), Ávila (5,7%) y Burgos (5,5%), si bien estas tasas no son estrictamente comparables. En un escenario menos favorable, el crecimiento se situaría entre el 3,1%, de la provincia de Palencia, y el 4,6%, de la de Zamora.

En lo referente a la economía de Castilla y León, y como ya se recogía en el informe del pasado 16 de julio, la Contabilidad Regional Trimestral de Castilla y León, publicada por la Dirección General de Presupuestos y Estadística de la Junta de Castilla y León, señala que el PIB regional disminuyó un 1,3% en el primer trimestre de 2021, frente al crecimiento del 1,8% que se produjo en el trimestre anterior, debido al empeoramiento de la situación sanitaria (tercera ola). En términos interanuales, se registró un descenso del 1,1% (-4,5% en España, con datos brutos).

La aportación de la demanda interna ha sido de -1,3 p.p., frente a los -4,3 p.p. del trimestre anterior, debido al menor descenso del consumo y el crecimiento de la inversión. En términos interanuales, el gasto en consumo se ha reducido un 1,8%, por la caída del consumo de los hogares (-3,7%), mientras que el gasto en consumo de las administraciones públicas aumentó hasta el 3,1%. La contribución del saldo exterior es de 0,2 p.p., registrándose una disminución muy similar tanto de las exportaciones como de las importaciones totales (en torno al -8%).

Por el lado de la oferta, el descenso trimestral ha afectado a la mayor parte de las ramas productivas, exceptuando las energéticas y el sector agrario. En términos interanuales, el valor añadido ha disminuido en la agricultura (-4,7%), en la construcción (-6,5%) y en los servicios de mercado (-1,8%), mientras ha aumentado en la industria (4,1%), creciendo con mayor intensidad las ramas energéticas, y en los servicios no de mercado (1,8%).

En cuanto a las previsiones de crecimiento para Castilla y León, en el conjunto de 2021 la economía regional podría crecer un 5,4%, tasa similar a la estimada en marzo, en un contexto marcado por los avances en el proceso de vacunación y la mejora de la situación internacional. Este crecimiento podría ser del 3,8%, en un escenario menos favorable, dada la persistencia de elementos de incertidumbre, asociados principalmente a la evolución de la pandemia y las posibles variantes, el comportamiento del consumo y la demanda turística, tal y como se señala en el informe ‘Previsiones Económicas de Castilla y León’ publicado recientemente. Asimismo, se prevé un crecimiento del empleo entre el 0,1% y el 0,5%, continuando en 2022 la recuperación tanto del PIB como del empleo, con un crecimiento previsto de la producción que superaría el 4,5% y un aumento del empleo superior al 1,1%.

Destacados
Lo más leído