La Audiencia Provincial de Salamanca acogió el 20 de octubre un juicio contra un hombre, J.M.S.R., por un presunto delito de violación a su expareja que se produjo hasta en cuatro ocasiones, según la versión de la afectada. Finalmente, el juez ha desestimado la acusación, que pedía una pena de prisión de 36 años para el acusado por los hechos que ocurrieron, según lo testificado en el juicio, durante el primer semestre de 2012 cuando el acusado presuntamente amenazó y violó analmente a su entonces pareja cuatro veces en el mismo lugar, en la parte trasera de las piscinas de San José, lugar en el que, sin embargo, el acusado negó que estuviera nunca. 

La primera ocasión tuvo lugar en la nochevieja del año 2011 cuando, después de estar de fiesta, acudieron ambos al lugar de los hechos, un sitio retirado que cuenta con un sofá. Una vez allí, el presunto autor le dijo que le iba a hacer suya "por todos los lados", según la declaración de la denunciante, que chilló sin ser oída. El acusado le bajó entonces los pantalones y las bragas para penetrarla analmente mientras estaban tumbados mirándose hasta que eyaculó. Mientras esto se producía, siempre según la testificación de ella, él procedió a insultarla como hacía a menudo. Esta presunta agresión sexual le produjo un sangrado anal tras el que no fue al médico debido a su amor por él y el miedo a que pudiera tomar represalias contra su familia, con lo que ya le habría amenazado anteriormente. 

Este hecho se produjo en otras tres ocasiones, siendo en febrero, marzo y mayo dichas presuntas agresiones en el mismo lugar. En la segunda ocasión, de la que la denunciante no se acordaba del día exacto, contó que el acusado le amenazó con un destornillador que se sacó del bolsillo volviendo a producirse el mismo acto en la misma posición sangrando menos que en la anterior vez. En marzo, tras sujetarle las muñecas, el acusado presuntamente le dio la vuelta penetrándola analmente de nuevo, hecho que se repitió en mayo del mismo año acudiendo de nuevo a la trasera de las piscinas de San José, donde, según su declaración, la agredió con dos puñetazos en el estómago procediendo a violarla analmente de nuevo no poniendo resistencia la presunta agredida pese a haberse negado anteriormente. 

Además de estas agresiones sexuales por las que la Fiscalía pedía 16 años de prisión, hubo, según la declaración de la denunciante, más agresiones físicas y amenazas que llegaron incluso a ser de muerte para sus padres y abuela, hecho, este último, que se producía constantemente según lo testificado por ella y negado rotundamente por el acusado. Después de las presuntas violaciones ambos continuaron la relación de pareja que mantenían y no fue hasta octubre cuando la presunta agredida lo denunció, llegando incluso a mantener relaciones sexuales un día antes. 

Este hecho lo explica la acusación por el amor y el miedo que ella tenía por él, que luego fue reafirmado por los peritos que declararon en la vista. Según estos, ella no se identificaba como víctima sino que tenía distorsionada la realidad dada la relación asimétrica de pareja que mantenían en la que ella dependía emocionalmente de él produciéndose una dominancia y un estrés postraumático. ?Aunque le estaba haciendo daño le seguía queriendo?, dijeron los peritos en primera instancia y lo reafirmó después la abogada de la acusación pese a que ?haya personas a las que le cueste creerlo?.

Los peritos médicos reafirmaron también una doble fisura en el ano de la presunta agredida que podría coincidir con las agresiones sexuales denunciadas, aunque al haber pasado cierto tiempo no se puede asegurar. Otros testigos como los padres de ella también denunciaron el cambio de carácter de su hija e, incluso, hematomas en alguna ocasión que la presunta agredida decía que eran debido a golpes y caídas. En otra ocasión también llegó con un ojo morado aludiendo lo mismo.

La denunciante solo se atrevió a denunciar, según su declaración, cuando fue consciente del maltrato al que estaba siendo sometida y después de que su psicóloga se lo aconsejara.

Dados estos hechos, la fiscal considera suficientes las pruebas para asegurar que hubo agresiones sexuales dado a que la denunciante no ha caído en contradicciones en ninguna de sus declaraciones tanto en el momento de la denuncia como en el juzgado de Instrucción posteriormente o en la Audiencia Provincial durante este martes. Declaraciones que, además, coinciden con las testificales.

La acusación particular también mantuvo la pena pedida inicialmente, mayor que la de la Fiscalía debido a considerarlo como un delito continuado de amenazas y agresiones, además de las cuatro agresiones sexuales. Según la abogada existe verosimilitud en los hechos relatados y la cantidad de detalles dados al asegurar, por ejemplo, que el destornillador era de color naranja. También por las contradicciones en las que cayó el acusado al declarar inicialmente que un amigo suyo le vino a recoger para borrar unos vídeos que habría grabado el día de la primera agresión sexual, que el acusado ha negado la existencia tanto de los vídeos como del propio amigo, así como en otras ocasiones.

La defensa, por su parte, declara la inocencia de su cliente debido a varios motivos. El primero es por considerar que se ha violado el artículo 24 de la Constitución Española al no permitirles ciertas pruebas referentes a los establecimientos que visitaron el día de Nochevieja y que, según el abogado, causan indefensión.

Asimismo, afirma que la presunta agredida ha caído en numerosas contradicciones como es el hecho de que se acuerde de numerosas fechas pero no de las tres últimas agresiones sexuales que, según lo declarado, se encontrarían reflejadas en una agenda que la denunciante habría entregado a su psicóloga no sabiéndose más de ella. Otra de las contradicciones que dijo el abogado fue la de que el mismo día de la denuncia, por la noche, le escribió un mensaje al presunto agresor diciéndole que le quería, así como el hecho de que se pudiera grabar un vídeo en un lugar oscuro sin flash, según declaró el denunciado, o que se pudiera andar en tacones en Nochevieja por un lugar asilvestrado y sin luz. Por último, también dijo estar ?horrorizado? por la valoración de los psicólogos que, según él, ?han ajustado los hechos a su tesis?. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído