Continúa la investigación para esclarecer el atraco a una sucursal bancaria de la carretera de Ledesma perpetrado el martes por dos encapuchados. Asalto que se saldó con un botín de 63.000 euros, según el recuento oficial, el doble de lo pensado inicialmente. Además, según ha podido saber también SALAMANCA24HORAS de fuentes policiales, podría tratarse de las mismas personas que días antes asaltaron otro banco en Valladolid. Y es que el modus operandi coincide en ambos casos.
 
Como ya adelantara ayer este diario, los hechos se produjeron dos minutos antes de las dos de la tarde, cuando dos encapuchados entraron en la oficina ubicada en el número 112 de la calle portando pistolas en la mano y amenazando a los empleados que se encontraban en ese momento a punto de cerrar la oficina. Los ladrones candaron la puerta, golpearon a un trabajador en la cabeza con la culata de la pistola y al otro lo amordazaron y ataron con unas bridas. 
 
Mientras, iban cogiendo el dinero de la sucursal. Además, se llevaron el reloj, el teléfono móvil y la cartera de uno de los empleados del banco. Antes de abandonar el lugar, los atracadores maniataron al segundo empleado, pero se olvidaron de los pies. De esta forma, el trabajador pudo ponerse en pie y avisar de lo ocurrido sobre las 14.45 horas.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído