Un mes después de que fuera detenido y enviado a prisión un joven catequista por intercambiar pornografía infantil tras ser denunciado por abusos sexuales a un niño, otro escándalo salpica a la Iglesia en Salamanca. Según publica el periódico 'Público', un sacerdote ha sido denunciado en los Juzgados de la provincia charra por presuntos abusos sexuales cometidos sobre un niño entre 1982 y 1992. La víctima entonces tenía diez años y asegura que no lo ha denunciado hasta ahora porque no se había atrevido a hacer públicos los hechos.

Al respecto, el Obispado de Salamanca comunica que "en consonancia con la moral católica y la disciplina de la Iglesia", manifiesta su "más firme condena de todo abuso sexual de menores; con mayor motivo si el abuso es cometido por un sacerdote. Hacemos nuestro el sufrimiento de quien se siente víctima, le pedimos de antemano perdón y le ofrecemos la oración y el afecto maternal de la Iglesia, solícita de la reparación del daño espiritual que hubiera causado".
 
Desde el Obispado se muestran dispuestos a prestar a la Administración de Justicia la colaboración que sea necesaria para aclarar la verdad sobre el presunto delito denunciado. Pero recuerda que el sacerdote acusado está en situación de jubilación canónica y no tiene encomendado ningún oficia eclesiástico. "En el momento en que el Obispado de Salamanca disponga de los datos y valoraciones relativos a los hechos denunciados, tomará las medidas disciplinares a las que pudiera haber lugar, en consonancia con el Derecho de la Iglesia. Mientras tanto, el sacerdote goza del derecho de presunción de inocencia". No obstante, "para prevenir el posible escándalo de los fieles, de forma cautelar, mientras se esclarecen los hechos, el sacerdote afectado se abstendrá de ejercer en público el ministerio sacerdotal".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído