Las denuncias de perros muertos por envenenamiento, de las que SALAMANCA24HORAS viene informando desde hace una semana, también alcanzan a municipios del entorno de la capital. Vecinos de Santa Marta de Tormes y Calvarrasa de Arriba han puesto los hechos en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. Cabe recordar que el pasado mes de mayo ya se denunció en Calvarrasa la muerte de animales domésticos por envenenamiento, al comer carne que alguien dejaba como cebo recubierto de Aldicarb, una sustancia prohibida en España y la Unión Europea, además de constituir un delito penal.

Los propietarios de perros están estos días en alerta ante una ola de envenenamiento de animales en el extrarradio de la ciudad. Son ya varias las muertes denunciadas desde hace una semana, al menos una quincena, de animales que comen carne que se encuentran en la calle mientras pasean con sus dueños, lo que hace sospechar que una o varias personas se dedican a dejar estos cebos envenenados por Salamanca.

Los hechos han sido puestos ya en conocimiento de Policía Local y Policía Nacional para que inicien una investigación. Y es que los denunciantes alertan de que se trata de zonas no sólo de paseo para animales, sino también de juegos para niños, que podrían resultar intoxicados si se llevan a la boca uno de estos trozos de carne.

Los primeros casos se registraron la semana pasada en Pizarrales, en la avenida Alfonso Sánchez Montero, el parque Valhondo y la calle Don Quijote, pero se han ido reproduciendo en los barrios Blanco, El Carmen, Vistahermosa, en los jardines del hospital de la Santísima Trinidad y en La Aldehuela. 

En este último lugar una dueña de un perro explica que “en cuestión de segundos vimos que la perra no se tenía de pie, se nos caía y estaba muy fría, la cogimos corriendo y la llevamos al veterinario de urgencias y cuando llegamos apenas le latía el corazón. Apenas habían pasado 15 minutos, si tardamos un poco más no se qué habría pasado, las encías las tenía blancas, había sido envenena con algo bastante letal”. 

Según establece la legislación actual, el envenenamiento de animales es un acto prohibido, sancionado por el Código Penal en su artículo 382, inciso 3, por la Ley de Bienestar Animal Nº 7451, por el Decreto N°31626-S que pone en vigencia el Reglamento sobre Reproducción y Tenencia Responsable de Animales de Compañía y por la Declaración Universal de los Derechos de los Animales. Así, quien envenena a un perro, un gato o incluso a otros animales, puede ser acusado y castigado judicialmente.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído