"Después de manosear a las dos chicas nos dijo tan tranquilo que a él le gustaba ese jueguecito"


El Juzgado de lo Penal número 1 de Salamanca ha acogido en la mañana de este miércoles, 8 de mayo, el juicio contra J.M.C.P., un hombre que, en noviembre de 2017, presuntamente abusó de dos mujeres durante un festival de música celebrado en la Sala B del CAEM

 1435523
1435523

Durante la vista oral, el acusado ha negado tajantemente los hechos, señalando que en esa época hacía muy pocos meses que había sido operado del corazón tras sufrir un infarto agudo de miocardio, por lo que no pudo participar en el "pogo" (baile frenético que consiste en dar saltos, giros y cabeceos en el espacio destinado al público en un concierto, principalmente de punk, hard rock y heavy metal) y que, por tanto, él no realizó los tocamientos por los que es juzgado.

Sin embargo, las dos víctimas han reconocido sin ningún género de dudas al presunto abusador. Una de ellas ha explicado que se quedó "en shock" al notar que un hombre "me realizó tocamientos sexuales sin ninguna duda, no fue un roce casual", durante el pogo. La segunda ha señalado, a su vez, que ese mismo hombre "colocó sus manos en mi pecho por detrás mío y me manoseó y agarró muy fuerte causándome daño". Esta última víctima ha afirmado que, cuando el hombre le soltó, lo pudo ver. 

Además, otros dos varones que se encontraban en el festival han explicado que el acusado, en primer lugar, estaba "molestando a la gente" y que también fueron testigos de cómo se propasó presuntamente con estas dos jóvenes. De hecho, uno de ellos que formaba parta de la organización del festival ha comentado que cuando echaron al hombre del recinto, tras haber abusado de las dos mujeres, le dijo, "tan tranquilo", que "a él le gustaba ese jueguecito".

Finalmente y tras comparecer los testigos, el representante del Ministerio Fiscal ha señalado que, a su juicio, ha quedado debidamente acreditado que el acusado abusó de la libertad sexual de las dos mujeres y que se le debe imponer una condena de 1 año y 6 meses por cada delito de abuso sexual. Es decir, de tres años de prisión en total. "Las pruebas hablan por sí solas", ha indicado el fiscal.

También la acusación particular ha estimado que el hombre ha sido "señalado por testigos sin relación entre sí como el hombre que abusó de las dos víctimas".

Por último, el abogado defensor ha solicitado la libre absolución de su representado al entender que existen dudas razonables de que el hombre cometiera los abusos, ya que ha manifestado que no participó en el pogo y que las jóvenes han explicado que fue en el pogo cuando se produjeron los presuntos abusos, y el pogo es "un baile violento y confuso en el que se genera tumulto, y allí había mucha gente". 

Sin embargo, el abogado defensor ha manifestado a la juez que, si la magistrada entendiera que se había producido un delito, que su defendido fuera condenado por un delito leve de vejaciones, que reduciría drásticamente el tiempo de condena. El juicio ha quedado finalmente visto para sentencia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído