El incendio declarado este domingo en la Sierra de Béjar ya ha quedado extinguido después de un día de trabajo por parte de los servicios de extinción. Los Bomberos de Béjar tuvieron que acudir hasta Sanchotello y Valdesangil para sofocar un incendio forestal en una zona de difícil acceso. Las llamas se originaron sobre las 14.30 horas a unos dos kilómetros de ambas localidades, no pudiendo acceder con los vehículos los servicios de extinción.
 

La tensión fue importante en la zona debido no sólo a la cercanía de las llamas, sino a que muchos vecinos tienen ganado en los parajes cercanos a las llamas y, por tanto, parte de su sustento diario entre quienes se dedican al sector ganadero. Y es que el fuego se divisa desde la autovía A-66 a su paso por Béjar y afecta a una ladera de la montaña.

Los bomberos esperaban que el fuego se apagara sólo durante la noche, pues existen cortafuegos naturales en la zona y la bajada de las temperaturas terminaría por sofocarlo. Pero no fue así y las llamas continuaban activas, lo que obligó a redoblar esfuerzos a los servicios de extinción y contar con más medios del Servicio Territorial de Medio Ambiente, que controlaron y extinguieron el incendio posteriormente.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído