El francés que robó un coche y escapó durante 100 kilómetros de la Guardia Civil: "Sólo quería huir a Portugal para drogarme"

Los dos acusados se llevaron el vehículo de una estación de servicio de Aldeanueva de Figueroa y fueron interceptados, tras recorrer la A-62, en Ciudad Rodrigo, después de que los agentes tuvieran que realizar incluso disparos al aire y a una rueda del coche robado para poder arrestarlos

 Una persecución termina con la Guardia Civil disparando al aire para realizar la detención
Una persecución termina con la Guardia Civil disparando al aire para realizar la detención

El Juzgado de lo Penal número 2 de la ciudad ha acogido en la mañana de este jueves, 12 de julio, el juicio contra Y.L. y E.T., una pareja de presuntos atracadores de nacionalidad francesa que después de robar a punta de navaja el vehículo del trabajador de una gasolinera situada en Aldeanueva de Figueroa, en octubre de 2017, protagonizó una temeraria huida por la autovía A-62, hasta terminar impactando contra un coche patrulla de la Guardia Civil en Ciudad Rodrigo, a más de 100 kilómetros de distancia. Los agentes tuvieron que llegar al extremo de efectuar varios disparos al aire y a una rueda del coche en el que circulaba la pareja, para conseguir que se detuvieran.

En su comparecencia, el varón de iniciales Y.L. ha explicado a la juez que reconocía haber forcejeado con el trabajador de la estación de servicio, así como haberse llevado el coche, aunque no ha afirmado haber herido con una navaja al trabajador en el incidente. Posteriormente, ha contado que sabía que estaba siendo buscado por un delito en Bilbao por el que tendría que ingresar en prisión, por lo que "sólo quería huir a Portugal, seguir libre y drogarme". Por su parte, su pareja, E.T., ha manifestado que ella no participó en el robo de las llaves del coche, pero sí que luego llegó a impedir que el trabajador pudiera lograr que no escaparan en el vehículo. La joven ha afirmado que era consciente de que  Y.L. estaba cometiendo numerosas infracciones durante la larguísimas persecución por la autovía, pero que sólo quería "estar con él, aunque fuera en prisión".

En la vista oral también han declarado como testigos numerosos agentes de la Guardia Civil, que participaron en la persecución y trataron por dos veces de interceptar al coche fugado colocando barreras que fueron esquivadas en La Fuente de San Estaban y en Martín de Yeltes. Finalmente, patrullas de Ciudad Rodrigo pudieron ralentizar el tráfico para que se formara una pequeña caravana de vehículos y el coche no pudiera continuar la marcha al quedar cercado entre dos camiones. Pese a ello, uno de los agentes ha señalado que ya fuera del coche tuvo que saltar a la cuneta porque el conductor trató de embestirle. 

El Ministerio Fiscal solicita para el varón ocho años y medio de prisión; mientras que para la mujer una pena de cuatro años de cárcel. 




Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído