La Guardia Civil ha llevado a cabo la operación 'Diagonal', en la que se ha desarticulado una activa banda dedicada a robos y estafas en joyerías que cometían por todo el territorio nacional e integrada por un conocido clan familiar dedicado a la comisión de este tipo de delitos. Para cometer sus acciones delictivas, empleaban a menores de edad para acceder a las joyerías, los cuales no se encontraban escolarizados y viajaban continuamente con el resto de la familia para llevar a cabo los robos.
 
La operación se inició tras un robo cometido en una joyería de la localidad de Chiclana de la Frontera (Cádiz), en el que se sustrajeron joyas por valor de más de 200.000 euros y más de 6.500 euros en metálico, comprobando que se trataba de un grupo perfectamente organizado y especializado. En el transcurso de las investigaciones, los agentes tuvieron conocimiento de la comisión de robos con idéntico modo de ejecución en varios puntos de la geografía española, sin que hasta ese momento se hubieran obtenido datos relevantes sobre los autores, centrando la investigación en un clan conocido como 'Los Cotoni', asentados en Puertollano (Ciudad Real), en el que sus integrantes tienen un gran número de detenciones y antecedentes policiales, principalmente por delitos de estafa, robos con violencia y hurtos en establecimientos comerciales.
 
Los agentes descubrieron que dentro de este clan, existía la figura del patriarca y la matriarca, que eran los que tomaban todas las decisiones, indicaban la ciudad a la que tenían que viajar para cometer los delitos, los hoteles en los que debían hospedarse, y las medidas de seguridad a tomar con el fin de evitar la responsabilidad de los hechos, incluído el cambio periódico de color de pelo de las mujeres.
 
Mediante las numerosas vigilancias y seguimientos, se constató la forma de actuar de este grupo perfectamente organizado, en el que cada miembro tenía una misión asignada. Los hombres realizaban labores de conductores y seguridad, dejando a las mujeres en las zonas comerciales y permaneciendo en sus vehículos en los alrededores para facilitar una posible huída. Las mujeres eran las encargadas de entrar en distintos establecimientos en los que además de los hurtos en joyerías, llevaban a cabo el conocido 'timo del cambio', consistiendo en la compra de un artículo de escaso valor que pagan con un billete de 500 euros, para una vez que tienen en su poder el cambio, anular la compra en ese mismo momento con cualquier excusa, quedándose con parte del mismo.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído