La Guardia Civil ha desarrollado una operación de alta intensidad a nivel nacional, en el marco del Plan Nacional contra el robo de cobre, en la que se han intervenido un total de  105 toneladas de este metal, presumiblemente procedente de robos, y han sido detenidas 14  personas en diferentes operaciones. Se han llevado a cabo simultáneamente 850 inspecciones en chatarrerías y centros gestores de residuos metálicos, en colaboración  con las Consejerías de Medio Ambiente de las Comunidades Autónomas y las Inspecciones de Hacienda.
   
El objetivo de estas inspecciones ha sido detectar los posibles  puntos de venta del cobre robado, así como comprobar el correcto reciclaje y tratamiento de estos metales. En esta operación han participado más de 1.500 efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza y de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil, los cuales han formulado más de mil propuestas de sanción.
 
El robo de cobre sigue siendo una actividad delictiva preocupante, no en vano, cada semana algún pueblo de la geografía española se queda sin luz o teléfono por culpa de este tipo de delincuencia. Asimismo, en ocasiones se han producido retrasos de trenes como consecuencia de esta actividad delictiva. En estos operativos intervienen tanto las unidades de seguridad ciudadana como las de investigación. En ocasiones, en zonas de difícil acceso, se precisa también el apoyo de helicópteros para evitar robos de grandes cantidades de metal, tendidos eléctricos, antenas de telefonía, huertos solares, etc. En lo que va de año han fallecido cuatro personas electrocutadas cuando intentaban robar cobre.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído